TRASTORNO DE DOLOR GÉNITO-PÉLVICO/PENETRACIÓN

 

Criterios diagnósticos DSM-V

  1. Dificultades persistentes o recurrentes con una (o más) de las siguientes:
    1. Penetración vaginal durante las relaciones
    2. Marcado dolor vulvovaginal o pélvico durante las relaciones vaginales o los intentos de penetración
    3. Marcado temor o ansiedad de sentir dolor vulvovaginal o pélvico antes, durante o como resultado de la penetración vaginal
    4. Tensión o contracción marcada de los músculos del suelo pélvico durante el intento de penetración vaginal.
  2. Los síntomas del Criterio A han persistido durante unos 6 meses como mínimo
  3. Los síntomas del Criterio A provocan un malestar clínicamente significativo en el individuo
  4. La disfunción sexual no se explica mejor por un trastorno mental no sexual o como consecuencia de una alteración grave de la relación (p.ej. violencia de género) u otros factores estresantes significativos, o se puede atribuir a los efectos de una sustancia/medicamento o a otra afección médica.

Especificar si:

De por vida

Adquirido

Especificar la gravedad actual:

Leve

Moderada

Grave

Características asociadas que apoyan el diagnóstico

A menudo se asocia con otras disfunciones sexuales, en especial con el deseo o interés disminuido (Trastorno de interés/excitación sexual femenino). A veces, el deseo y el interés están conservados en las situaciones sexuales que no son dolorosas o que no requieren penetración. Incluso cuando los individuos con trastorno de dolor génito-pélvico/penetración refieren tener interés/motivación sexual, a menudo hay conductas de evitación de las situaciones y de las oportunidades sexuales. También es frecuente la evitación de las exploraciones ginecológicas a pesar de las recomendaciones médicas.

El patrón de evitación es similar al que se aprecia en los trastornos fóbicos

Muchas mujeres sufren problemas de relación/maritales asociados; también refieren a menudo que los síntomas reducen significativamente sus sentimientos de femenidad

Además de los subtipos de por vida/adquirido, generalizado/situacional, en la evaluación y el diagnóstico deben considerarse los 5 factores siguientes puesto que pueden ser relevantes para la etiología o el tratamiento:

  1. Factores de pareja (p.ej. problemas sexuales de pareja, estado de salud de la pareja)
  2. Factores de relación (p.ej. comunicación escasa, discrepancias en el deseo de mantener actividad sexual)
  3. Factores de vulnerabilidad individual (p.ej. imagen corporal mala, antecedentes de abuso sexual o emocional), comorbilidad psiquiátrica (p.ej. ansiedad, depresión) o factores de estrés (p.ej. pérdida del empleo, duelo)
  4. Factores culturales o religiosos (p. ej. inhibición en relación con prohibiciones de la actividad sexual, actitudes hacia la sexualidad)
  5. Factores médicos relevantes para el pronóstico, el curso o tratamiento.

Cada uno de estos factores puede contribuir de distinta manera a los síntomas que presentan las diferentes mujeres en este trastorno.

No hay medidas fisiológicas válidas para ninguna de las dimensiones de síntomas que componen el trastorno. Se pueden utilizar inventarios psicométricos validados para evaluar formalmente los componentes de dolor y de ansiedad asociados.