EL DIENCÉFALO

 

     Adyacente al troco del encéfalo se encuentra el diencéfalo, que forma parte del encéfalo anterior. Ocupa una posición central en los hemisferios cerebrales.

EL TÁLAMO

 

El TÁLAMO

El tálamo, es un cuerpo ovoide localizado, bajo los ventrículos laterales y a cada lado del III ventrículo, en posición dorsal al hipotálamo. Aunque es mucho más grande que el hipotálamo, ocupa una pequeña superficie en el conjunto del encéfalo.

Los núcleos del tálamo están organizados alrededor de la lámina medular interna, que es una estrecha banda de sustancia blanca que forma como una Y y divide el tálamo en tres grandes partes: anterior, medial y lateral. De acuerdo con su localización respecto a esa lámina, los núcleos talámicos se agrupan en siete grandes grupos nucleares:

  • Anterior
  • Medial
  • Lateral
  • Ventral
  • Reticular
  • Intralaminar
  • Línea media

Dentro de cada grupo se distinguen varios núcleos.

El tálamo es el centro por el que pasa la gran mayoría de la información sensorial antes de que llegar a la corteza cerebral. Además de información sensorial, el tálamo transmite a la corteza cerebral señales de las estructuras que participan en funciones motoras. Por tanto, el tálamo es una estructura clave para mantener la actividad cortical. Pero esta relación es recíproca, ya que la corteza cerebral devuelve sus proyecciones al tálamo.

Clasificación de los núcleos del tálamo según su función:

1)    Núcleos talámicos de relevo: Son estaciones intermedias de procesamiento y relevo en el tránsito de la información (sensorial y motora, entre otras) hasta la corteza cerebral, y llevan sus señales a zonas corticales concretas. Funcionan de un modo complejo y elaborado, integrando, seleccionando, procesando y, finalmente, transmitiendo sus señales a la corteza cerebral, es decir, como estaciones de procesamiento y relevo de la información. Incluye los núcleos de los grupos ventral, anterior y medial.

   Varios núcleos del grupo ventral que es la zona más grande relacionada con la recepción y transmisión de señales a áreas concretas de la corteza cerebral son núcleos de relevo sensorial. Cada uno interviene en el procesamiento de una modalidad diferente, de modo que cada modalidad sensorial (tacto, gusto, visión...) tiene un núcleo de relevo, que transmite sus señales a un área concreta de la corteza cerebral y recibe la señales que ésta le remite. El olfato es una excepción porque la información olfatoria accede directamente a la corteza cerebral, aunque también lo hace a través del tálamo. Otros núcleos del grupo ventral actúan como relevo de señales de carácter motor, y los núcleos de los grupos anterior y medial sirven de relevo a las señales del hipotálamo.

   El grupo lateral transmite sus señales a las mismas zonas corticales de las que recibe su información, es decir, actúa como grupo de relevo de las propias señales corticales.

2)    Núcleos de proyección difusa: incluye los grupos intralaminar y de la línea media. En general reciben información muy variada desde distintas estructuras y la distribuyen a amplias zonas de la corteza cerebral sin respetar los límites de las áreas corticales. También incluye el núcleo reticular que actúa como un centro que controla las señales que llegan al nivel cortical, que es de gran importancia para el funcionamiento de la corteza cerebral.

Varios núcleos del tálamo tienen mucha heterogeneidad celular y sus células están organizadas en láminas. El núcleo geniculado lateral es uno de ellos.

EL EPITÁLAMO

     Localizado en el techo del III ventrículo. Destaca la glándula pineal. Primero, porque es una estructura muy peculiar que se identifica fácilmente, por ser impar y porque sobresale de la línea media posterior del encéfalo entre los colículos superiores del mesencéfalo. Segundo, porque se considera una auténtica glándula endocrina, ya que sus células, denominadas pinealocitos, no emiten señales nerviosas, sino que son células glandulares que segregan hormonas, fundamentalmente melatonina. Es una estructura sensible a los cambios ambientales. Los pinealocitos son células sensibles a los cambios de luz ambiental (por ello denominada el tercer ojo) y estas variaciones regulan su ritmo de secreción diaria de melatonina. La función de la habénula es todavía bastante desconocida, pero se considera una estación intermedia por la que el hipotálamo influye sobre el mesencéfalo para la regulación de los procesos emocionales.

EL SUBTÁLAMO

En el se localiza, entre otros, el núcleo subtalámico

 

Centro Beatriz

María Jesús Suárez Duque

Psicóloga y Educadora Social

Tf. 630723090