TRASTORNO EXPLOSIVO INTERMITENTE

Criterios diagnósticos DSM-V

A.   Arrebatos recurrentes en el comportamiento que reflejan una falta de control de los impulsos de agresividad, manifestada por una de las siguientes:

1.    Agresión verbal (p.ej., berrinches, diatribas, disputas verbales o peleas) o agresión física contra la propiedad, los animales u otros individuos, en promedio 2 veces por semana durante un período de 3 meses. La agresión física no provoca daños ni destrucción de la propiedad, ni lesiones físicas a los animales ni a otros individuos.

2.    Tres arrebatos en el comportamiento que provoquen daños o destrucción de la propiedad o agresión física con lesiones a animales u otros individuos, sucedidas en los últimos 12 meses.

B.   La magnitud de la agresividad expresada durante los arrebatos recurrentes es bastante desproporcionada con respecto a la provocación o cualquier factor estresante psicosocial desencadenante.

C.   Los arrebatos agresivos recurrentes no son premeditados (es decir, son impulsivos o provocados por la ira) ni persiguen ningún objetivo tangible (p.ej., dinero, poder, intimidación).

D.   Los arrebatos agresivos recurrentes provocan un marcado malestar en el individuo, alteran su rendimiento laboral o sus relaciones interpersonales, o tienen consecuencias económicas o legales.

E.   El individuo tiene una edad cronológica de seis años por lo menos (o un grado de desarrollo equivalente)

F.    Los arrebatos agresivos recurrentes no se explican mejor por otro trastorno mental, ni se pueden atribuir a otra afección médica, ni a los efectos fisiológicos de alguna sustancia. En los niños de edades comprendidas entre los 6 y 18 años, a un comportamiento agresivo que forme parte de un trastorno de adaptación no se le puede asignar este diagnóstico.

Nota: Este diagnóstico se puede establecer además del diagnóstico de TDAH, trastorno de conducta, trastorno negativista desafiante o trastorno del espectro autista, cuando los arrebatos agresivos impulsivos recurrentes superen a los que habitualmente se observan en estos trastornos y requieran atención clínica independiente.

 

Características asociadas que apoyan el diagnóstico

Los trastornos del estado de ánimo (unipolares), los trastornos de ansiedad y los trastornos por consumo de sustancias se asocian con el trastorno explosivo intermitente a pesar de que el inicio de dichos trastornos es típicamente más tardío que el del trastorno explosivo intermitente.

 

Referencia bibliográfica

Association, A. P. (2014). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. España: Editorial Médica Panamericana.