TRASTORNOS PARAFILICOS

 

Un trastorno parafílico es una parafilia que causa malestar o deterioro en el individuo o una parafilia cuya satisfacción conlleva un perjuicio personal o riesgo de daño a terceros. La parafilia es una condición necesaria pero no suficiente para tener un trastorno parafílico, y la parafilia por sí misma no justifica o requiere necesariamente la intervención clínica.

 

No es raro que una misma persona presente dos o más parafílicas. En algunos casos los objetivos parafílicos están íntimamente relacionados y la conexión entre parafilias es intuitivamente comprensible. En otros casos, la conexión entre parafilias no es obvia y la presencia de varias parafilias puede ser casual o debida a otras circunstancias relacionadas con una vulnerabilidad generalizada a las anomalías de desarrollo psicosexual.

 

Los trastornos parafílicos son:

Trastorno de voyeurismo (espiar las actividades privadas de terceras personas)

Trastorno de exhibicionismo (enseñar los genitales)

Trastorno de froteurismo (tocamientos o fricción contra una persona sin su consentimiento)

Trastorno de masoquismo sexual (someterse a humillación, ataduras o sufrimiento)

Trastorno de sadismo sexual (infligir humillación, ataduras o sufrimiento)

Trastorno de pedofilia (fijación sexual en los niños)

Trastorno de fetichismo (el uso de objetos inanimados o un gran interés centrado en partes del cuerpo distintas de los genitales)

Trastorno de travestismo (travestirse para excitarse sexualmente)

Estos 8 trastornos no agotan la lista de posibles trastornos parafílicos. Se han identificado y nominado varias decenas de diferentes parafilias y casi todas ellas podrían en virtud de sus consecuencias negativas para el mismo afectado o los demás, elevarse a la categoría de trastorno parafílico. Sin embargo, estos ocho trastornos han sido seleccionados tradicionalmente en las listas específicas y de asignación de criterios diagnósticos explícitos en el DSM por dos razones fundamentales:

1.    Son relativamente frecuentes en relación con otros trastornos parafílicos

2.    Algunos de ellos dan lugar a acciones para su satisfacción que, debido a su nocividad o posibles daños a terceros, son tipificados como delitos criminales.

El diagnóstico de otro trastorno parafílico especificado y no especificado es por lo tanto indispensable y será necesario en muchos casos.

 

Referencia bibliográfica

Association, A. P. (2014). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. España: Editorial Médica Panamericana.