¿QUÉ SE ENTIENDE POR DIFICULTADES PARA HABLAR EN PÚBLICO?

Las dificultades para hablar en público (DHP) puede indicar la existencia de miedo a hablar en público (MHP), de un déficit de habilidades para hablar en público o de ambas cosas.

Componentes implicados en el miedo a hablar en público

El miedo o ansiedad se concibe como una etiqueta sumaria que implica tres componentes o sistemas de respuesta (cognitivo, motor y automático) que interactúan entre sí, aunque no tienen por qué correlacionar de un modo elevado. La intensidad de cada uno de estos componentes varía según las personas: p.ej., algunas no notan reacciones automáticas apreciables, mientras que muchas otras sienten reacciones muy fuertes.

Dentro del sistema cognitivo aparecen dificultades para:

  • ·         Pensar
  • ·         Recordar cosas importantes
  • ·         Confusión
  • ·         Dificultad para concentrarse
  • ·         Dificultad para encontrar palabras
  • ·         Temor a no saber comportarse de modo adecuado o competente
  • ·         Temor a ser visto como incompetente o poco interesante
  • ·         Temor a manifestar síntomas de ansiedad (rubor, sudoración, temblor de manos, voz temblorosa, mente en blanco, bloqueo)
  • ·         Temor a ser observado
  • ·         Temor a la crítica y evaluación negativa
  • ·         Hipersensibilidad a la crítica o evaluación negativa cuando ocurre
  • ·         Temor a sentir mucha ansiedad y pasarlo fatal
  • ·         Temor a tener un ataque de pánico

Estos temores se ponen de manifiesto en una serie de pensamientos negativos frecuentes que impiden concentrarse en la tarea; p. ej., “seguro que no te interesa lo que te voy a decir”.

Los pensamientos negativos reflejan una serie de errores cognitivos tales como:

  • ·         Valoración no realista de lo que se espera de uno y sobreestimación de la probabilidad de fracaso
  • ·         Sobreestimación de la probabilidad e intensidad de la crítica, rechazo, azoramiento
  • ·         Subestimación de las propias capacidades
  • ·         Sobreestimación del grado en que los otros se dan cuenta de los síntomas de ansiedad
  • ·         Expectativas no realistas sobre la respuesta de los otros a los signos de ansiedad
  • ·         Evaluación excesivamente negativa de la propia actuación
  • ·         Exageración de los errores y de la ansiedad
  • ·         Minimización de los logros propios
  • ·         Interpretaciones sesgadas y negativas del comportamiento de los demás
  • ·         Percibir crítica y desaprobación donde no las hay o exagerar el grado de intensidad u ocurrencia

En el sistema motor pueden considerarse:

  • ·         Conductas de escape y evitación de las situaciones de hablar en púbico cuando sea posible
  • ·         Cambios somáticos como tensión muscular elevada y respiración difícil
  • ·         Perturbaciones en la actuación (muecas faciales, expresión de miedo, sonrisa o risa inapropiada, voz monótona, voz baja, manos temblorosas, manos refrenadas, gestos de inquietud, tartamudeo, vocalización deficiente, bloqueos de la charla, equivocaciones frecuentes, incoherencias, postura rígida o cerrada, encogimiento corporal...)

Cuando las circunstancias impiden soslayar la situación temida, pueden aparecer conductas defensivas tales como beber alcohol antes de la charla, leer las notas, evitar totalmente el contacto visual con el público, acabar lo antes posible...

En el sistema autonómico pueden distinguirse reacciones como:

  • ·         Taquicardia/palpitaciones
  • ·         Sudoración
  • ·         Sonrojamiento
  • ·         Malestar gastrointestinal (sensación de vacío en el estómago, diarrea)
  • ·         Boca seca
  • ·         Dificultad para tragar
  • ·         Mareo
  • ·         Urgencia urinaria

El rubor es una reacción mucho más frecuente en los miedos sociales que en otros miedos y fobias. Las personas con MHP asignan a estos síntomas una mayor frecuencia e intensidad que la que observan otras personas en ellos. En ocasiones esto síntomas de ansiedad pueden alcanzar rápidamente una severidad suficiente como para ser considerados ataques de pánico.

Habilidades sugeridas para hablar en público

Habilidades cognitivas y motor (contenido verbal, aspectos vocales y otros aspectos no verbales)

Edad de comienzo y curso del MHP

El MHP puede aparecer bruscamente tras una experiencia estresante o humillante, aunque esto no parece ser frecuente; lo más usual es que se desarrolle de una forma más lenta y aparezca hacia el final de la niñez o en la adolescencia.

El problema suele ser crónico, aunque a veces remite total o parcialmente en la vida adulta.

La fobia a hablar en público puede aparecer también por vez primera en la vida adulta cuando, p.ej., el cambio o promoción laboral obligan a realizar una actividad (hablar en público) que antes no tenía necesidad de hacer.

Problemas asociados al MHP

Los sujetos con mucho MHP presentan una mayor ansiedad social, se describen a sí mismos en términos de menos favorables (tímidos, indecisos, susceptibles, cohibidos, faltos de habilidad) e informan de un peor ajuste social. De todos modos, ciertas características personales (neuroticismo, introversión, inhibición conductual ante lo no familiar en los primeros años de vida, timidez, susceptibilidad a la evaluación social) frecuentes en los fóbicos sociales generalizados suelen darse en menor medida en el MHP y en la fobia a hablar en público circunscrita.

Referencia bibliográfica

Buceta, J., Bueno, A. M., & Mas, B. (2001). Intervención y salud: Control del estrés y conductas de riesgo. Madrid: Dykinson.

 

 

 

 

 

TRATAMIENTO

ORIGEN Y MANTENIMIENTO