FILOSOFÍA DE VIDA QUE FAVORECE EL AJUSTE EMOCIONAL SEGÚN LA TREC

 

PRINCIPIO

ENUNCIADO

Interés por uno mismo

Aunque el sacrificio y el preocuparse por otras personas puede ser conveniente y necesario en determinados momentos o situaciones, como regla general, el interés por uno mismo ha de ser superior al interés que se preste a los demás

Interés social

Puesto que somos seres sociables, vivimos en comunidad y una parte importante de nuestras gratificaciones se derivan de la interacción social, es necesario actuar moralmente y defender y respetar los derechos de los demás y contribuir al bienestar y supervivencia de la sociedad

Autodirección

Las personas sanas asumen la responsabilidad de dirigir y gobernar su propia vida sin “necesitar” o “demandar” constantemente el apoyo de los demás

Tolerancia a la frustración

Los individuos racionales se conceden a sí mismos y a los demás el derecho a equivocarse, evitando condenar y procuran modificar las condiciones desagradables o adversas si pueden o aceptarlas si no pueden cambiarlas

flexibilidad

Las personas sanas y maduras procuran evitar establecer reglas rígidas e inalterables con ellos mismos y con los demás. Sus planteamientos y actitudes son tolerantes y pluralistas. Mantienen posturas flexibles y están abiertas al cambio

Aceptación de la incertidumbre

Es adaptativo y saludable reconocer y aceptar el hecho de que vivimos en un mundo incierto y probabilístico y admitir que, por el momento, no existen certezas o verdades absolutas, ni probablemente existirán

Compromiso creativo

Las personas tienden a sentirse más felices cuando se implican vitalmente en algún proyecto ajeno a ellas mismas, les interesa algún tema creativo y asumen algún compromiso social al que dedican parte de su vida cotidiana

Pensamiento científico

Los individuos sanos tienden a ser objetivos, racionales y científicos. Autorregulan sus emociones, conductas reflexionando sobre ellos mismos y las consecuencias de sus acciones. Evalúan mediante la aplicación de las reglas de la lógica y del método científico la consecución de sus metas y propósitos.

Auto-aceptación

Las personas con buena salud mental:

Están contentas de estar vivas.

Se aceptan a sí mismas y tienen capacidad para divertirse.

No hacen valoraciones globales de sí mismos en función de sus logros externos o del juicio de los demás.

Eligen aceptarse a sí mismos de forma incondicional, evitan clasificarse en categorías preestablecidas e intentan disfrutar en lugar de estar probándose continuamente

Asumir riesgos

Las personas sanas tienden a asumir los riesgos que a veces acompañan a la consecución de sus objetivos, aunque exista la posibilidad de fallar.

Tienden a ser aventureros, pero no son temerarios

Hedonismo en sentido amplio

Las personas bien ajustadas son hedonistas porque buscan el bienestar y evitan el dolor, pero no están obsesionadas con la obtención de gratificaciones o placeres de forma inmediata.

No renuncian al beneficio presente por temor al dolor futuro ni renuncian al beneficio futuro por las dificultades que se pueden encontrar en el presente

No utopismo

Las personas sanas aceptan el hecho de que las utopias son, probablemente, inalcanzables y, por tanto, admiten que no siempre van a obtener todo lo que desean ni van a poder evitar sentir en algunas ocasiones sufrimiento o dolor.

Auto-responsabilidad por el propio malestar emocinal

Los individuos sanos aceptan la parte de responsabilidad que tienen sobre sus trastornos emocionales en lugar de culpar de forma defensiva a los demás o a los acontecimientos

 

Referencia bibliográfica

Ruiz, M. A., Díaz, M. I., & Villalobos, A. (2012). Intervención cognitivo conductuales. Bilbao: Desclée De Brouwer.