¿QUÉ ES LA OBESIDAD?

 

Obesidad desde el punto de vista médico

La obesidad se define como una acumulación excesiva de tejido adiposo, que se traduce en un aumento de peso corporal (Saldaña y Rossell, 1988). Por tanto, la obesidad es una excesiva acumulación de grasa producida por un equilibrio energético positivo (se ingieren más calorías de las que se gastan a diario).

La causa más frecuente de esta enfermedad es la exógena o nutricional, aunque es importante reseñar que puede padecerse obesidad por:

  • ·         Determinadas enfermedades endocrinológicas (hipotiroidismo, síndrome de Cushing, hipogonadismo primario o síndrome del ovario poliquístico)
  • ·         Síndromes genéticos
  • ·         Por lesiones hipotalámicas

La obesidad está relacionada con diversas enfermedades, como dislipemias, diabetes de tipo 2, hipertensión arterial, artropatía degenerativa o síndrome de apnea del sueño (Saldaña y Rosell, 1988).

El parámetro utilizado para medir la obesidad es el Índice de Masa Corporal (IMC), que representa el cociente de dividir el peso en kilogramos por la talla en metros cuadrados.

Por ejemplo, un hombre o una mujer que pesa 120 kilos y mide 1.65 metros, tiene el IMC igual a 44, es decir, Obesidad Mórbida o Extrema, con un riesgo relativo muy alto para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

                                                             
    Peso       =        120 kg        =     120 kg     = 44
                                                              Estatura²          1.65 x 1.65            2.7225

Tabla 1. Criterios de normalidad del Índice de Masa Corporal

Tipificación

IMC (kg/m2)

Normopeso

18,5-24,9

Sobrepeso (obesidad de grado I)

25-29,9

Obesidad de grado II

30-34,9

Obesidad de grado III

35-39,9

Obesidad de grado IV

>40

 

Obesidad desde el punto de vista psicosocial

La obesidad es un problema médico en origen. Con el paso del tiempo, también ha llegado a convertirse en un problema social ya que cada vez afecta a más capas de la población.

Desde la perspectiva psicosocial, el carácter social que ha adquirido la obesidad (y que, p.ej., no está presente en otras dolencias, como los índices elevados de colesterol o la alopecia) se traduce en tres efectos principales:

1.    Hace referencia a cómo se degrada la salud pública de la población afectada; así, es un hecho constatado científicamente que las personas con obesidad presentan una serie de enfermedades asociadas que les impiden gozar de salud aceptable.

2.    El tratamiento de la obesidad supone un gasto importante para la Seguridad Social, es decir, esa salud deficiente acarrea una serie de costes al sistema sanitario (del estado de bienestar se espera que asuma el cuidado de las dolencias de los ciudadanos).

3.    El prejuicio que algunos miembros de la sociedad pueden albergar hacia las personas obesas.

Referencias bibliográficas:

Arias, A. V., Morales, J., Nouvilas, E., & Martínez, J. (2012). Psicología Social Aplicada. Madrid: Editorial médica Panamericana.

 

PREJUICIO SOBRE LAS PERSONAS OBESAS

CONSECUENCIAS DE LA DISCRIMINACIÓN A LAS PERSONAS OBESAS

HÁBITOS NUTRICIONALES INCORRECTOS

¿CUÁL ES LA DIETA ADECUADA SEGÚN LA ETAPA DEL DESARROLLO VITAL?

SUGERENCIAS EN RELACIÓN CON LA ALIMENTACIÓN

DIETA MEDITERRÁNEA