TRASTORNO BIPOLAR I (DSM-V)

 

Para un trastorno bipolar I es necesario que se cumplan los criterios siguientes para un episodio maníaco. Antes o después del episodio maníaco pueden haber existido episodios hipomaníacos o episodios de depresión mayor.

Episodio maníaco

A.   Un período bien definido de estado de ánimo anormal y persistentemente elevado, expansivo o irritable, y un aumento anormal y persistente de la actividad o la energía, que dura como mínimo una semana y está presente la mayor parte del día, casi todos los días (o cualquier duración si se necesita hospitalización).

B.   Durante el período de alteración del estado de ánimo y aumento de la energía o la actividad existen 3 o más de los síntomas siguientes (4 si el estado de ánimo es sólo irritable) en un grado significativo y representan un cambio notorio del comportamiento habitual:

1.    Aumento de la autoestima o sentimiento de grandeza

2.    Disminución de la necesidad de dormir

3.    Más hablador de lo habitual o presión para mantener la conversación

4.    Fuga de ideas o experiencia subjetiva de que los pensamientos van a gran velocidad

5.    Facilidad de distracción

6.    Aumento de la actividad dirigida a un objetivo (social, en el trabajo o la escuela, o sexual) o agitación psicomotora (es decir, actividad sin ningún propósito no dirigida a un objetivo)

7.    Participación excesiva en actividades que tienen muchas posibilidades de consecuencias dolorosas (p.ej.: dedicarse desenfrenadamente a compras, juergas, indiscreciones sexuales o inversiones de dinero imprudentes)

C.   La alteración del estado de ánimo es suficientemente grave para causar un deterioro importante en el funcionamiento social o laboral, para necesitar hospitalización con el fin de evitar el daño a sí mismo o a otros, o porque existen características psicóticas.

D.   El episodio no se puede atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia (droga, medicamento u otro tratamiento) o a otra afección médica.

Nota: Un episodio maníaco completo que aparece durante el tratamiento antidepresivo, pero persiste en un grado totalmente sindrómico más allá del efecto fisiológico de ese tratamiento, es prueba suficiente de un episodio maníaco y, en consecuencia, un diagnóstico de trastorno bipolar I.

Nota: Los criterios A-D constituyen un episodio maníaco. Se necesita al menos un episodio maníaco a lo largo de la vida para el diagnóstico de trastorno bipolar I.

Episodio hipomaníaco

A.   Un período bien definido de estado de ánimo anormal y persistentemente elevado, expansivo o irritable, y un aumento anormal y persistente de la actividad o la energía, que dura como mínimo 4 días consecutivos y está presente la mayor parte del día, casi todos los días.

B.   Durante el período de alteración del estado de ánimo y aumento de la energía o la actividad existen 3 o más de los síntomas siguientes (4 si el estado de ánimo es sólo irritable), representan un cambio notorio del comportamiento habitual y han estado presentes en un grado significativo:

1.    Aumento de la autoestima o sentimiento de grandeza

2.    Disminución de la necesidad de dormir

3.    Más hablador de lo habitual o presión para mantener la conversación

4.    Fuga de ideas o experiencia subjetiva de que los pensamientos van a gran velocidad

5.    Facilidad de distracción

6.    Aumento de la actividad dirigida a un objetivo (social, en el trabajo o la escuela, o sexual) o agitación psicomotora (es decir, actividad sin ningún propósito no dirigida a un objetivo)

7.    Participación excesiva en actividades que tienen muchas posibilidades de consecuencias dolorosas (p.ej.: dedicarse desenfrenadamente a compras, juergas, indiscreciones sexuales o inversiones de dinero imprudentes)

C.   El episodio se asocia a un cambio inequívoco del funcionamiento que no es característico del individuo cuando no presenta síntomas.

D.   La alteración del estado de ánimo y el cambio en el funcionamiento son observables por parte de otras personas.

E.   El episodio no es suficientemente grave para causar una alteración importante del funcionamiento social o laboral, o necesitar hospitalización. Si existen características psicóticas, el episodio es, por definición, maníaco.

F.    El episodio no se puede atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia (droga, medicamento...)

Nota: Un episodio hipomaníaco completo que aparece durante el tratamiento antidepresivo, pero persiste en un grado totalmente sindrómico más allá del efecto fisiológico de ese tratamiento, es prueba suficiente de un episodio hipomaníaco. Sin embargo, se recomienda precaución porque uno o dos síntomas (particularmente el aumento de la irritabilidad, nerviosismo o agitación después del uso de antidepresivos) no se consideran suficientes para el diagnóstico de un episodio hipomaníaco, ni indica necesariamente una diátesis bipolar.

Nota: Los criterios A-F constituyen un episodio hipomaníaco. Los episodios hipomaníacos son frecuentes en el trastorno bipolar I, pero no son necesarios para el diagnóstico de trastorno bipolar I.

Episodio de depresión mayor

A.   Cinco (o más) de los síntomas siguientes han estado presentes durante el mismo período de 2 semanas y representan un cambio del funcionamiento anterior; al menos uno de los síntomas es (1) estado de ánimo deprimido o (2) pérdida de interés o de placer.

Nota: No incluye síntomas que se pueden atribuir claramente a otra afección médica.

1.    Estado de ánimo deprimido la mayor parte del día, casi todos los días, según se desprende de la información subjetiva (p.ej.: se siente triste, vacío o sin esperanza) o de la observación por parte de otras personas (p.ej.: se le ve lloroso).

Nota: en niños y adolescentes, es estado de ánimo puede ser irritable.

2.    Disminución importante del interés o el placer por todas o casi todas las actividades la mayor parte del día, casi todos los días (como se desprende de la información subjetiva o de la observación)

3.    Pérdida importante de peso sin hacer dieta o aumento de peso (p.ej.: modificación de más del 5% del peso corporal en un mes), o disminución o aumento del apetito casi todos los días.

Nota: en los niños, considerar el fracaso del aumento del peso esperado

4.    Insomnio o hipersomnia casi todos los días

5.    Agitación o retraso psicomotor casi todos los días (observable por parte de otros, no simplemente la sensación subjetiva de inquietud o enlentecimiento).

6.    Fatiga o pérdida de energía casi todos los días

7.    Sentimientos de inutilidad o de culpabilidad excesiva o inapropiada (que puede ser delirante) casi todos los días (no solamente el autorreproche o culpa por estar enfermo)

8.    Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse, o de tomar decisiones, casi todos los días (a partir del relato subjetivo o de la observación pro parte de otras personas).

9.    Pensamientos de muerte recurrentes (no solo miedo a morir), ideas suicidas recurrentes sin un plan determinado, intento de suicidio o un plan específico para llevarlo a cabo.

B.   Los síntomas causan malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.

C.   El episodio no se puede atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia o de otra afección médica.

Nota: Los Criterios A-C constituyen un episodio de depresión mayor. Los episodios de depresión mayor son frecuentes en el trastorno bipolar I, pero no son necesarios para el diagnóstico del trastorno bipolar I.

Nota: Las respuestas a una pérdida significativa (p.ej.: duelo, ruina económica, pérdidas debidas a una catástrofe natural, una enfermedad o una discapacidad grave) pueden incluir el sentimiento de tristeza intensa, rumiación acerca de la pérdida, insomnio, falta de apetito y pérdida de peso descritos en el Criterio A, que pueden simular un episodio depresivo. Aunque estos síntomas pueden ser comprensibles o considerarse apropiados a la pérdida, también se debería considerar atentamente la presencia de un episodio de depresión mayor, además de la respuesta normal a una pérdida significativa. Esta decisión requiere inevitablemente el criterio clínico basado en la historia del individuo y en las normas culturales para la expresión del malestar en el contexto de la pérdida.

Trastorno bipolar I

A.   Se han cumplido los criterios al menos para un episodio maníaco (Criterios A-D en “Episodio maníaco”)

B.   La aparición del episodio(s) maníaco(s) y de depresión mayor no se explica mejor por un trastorno esquizoafectivo, esquizofrenia, un trastorno esquizofreniforme, un trastorno delirante u otro trastorno del espectro de la esquizofrenia y otros trastornos psicóticos especificados o no especificados.

Especificar:

  • ·         Con ansiedad
  • ·         Con características mixtas
  • ·         Con ciclos rápidos
  • ·         Con características melancólicas
  • ·         Con características atítipicas
  • ·         Con características psicóticas congruentes en el estado de ánimo
  • ·         Con características psicóticas no congruentes con el estado de ánimo
  • ·         Con catatonía
  • ·         Con inicio en el periparto
  • ·         Con patrón estacional

Características asociadas que apoyan el diagnóstico

  • ·         Durante los episodios maníacos, los pacientes no suelen percibir que están enfermos ni reconocer que necesitan tratamiento y se resisten de forma vehemente a recibirlo.
  • ·         Los pacientes suelen cambiar su forma de vestir, el maquillaje o la apariencia personal por un estilo más llamativo o sugerente desde el punto de vista sexual.
  • ·         A algunos pacientes se les agudiza el sentido del olfato, del oído o de la vista.
  • ·         Los episodios maníacos también pueden acompañarse de trastorno por juego o conductas antisociales.
  • ·         Algunos pacientes pueden ponerse agresivos y proferir amenazas físicas: si están delirantes, pueden atacar físicamente a otras personas o suicidarse.
  • ·         Como consecuencia de la capacidad de juicio empobrecida, de la escasa conciencia de enfermedad y de la hiperactividad, el episodio maníaco puede tener consecuencias catastróficas (p.ej.: hospitalización involuntaria, problemas legales, problemas financieros serios).
  • ·         El estado de ánimo puede variar muy rápidamente hacia el enfado o hacia la depresión.
  • ·         Durante los episodios maníacos pueden aparecer síntomas depresivos que duran momentos, horas o, más raramente, días.

 

Referencia bibliográfica

Association, A. P. (2014). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. España: Editorial Médica Panamericana.