TRASTORNO DE PERSONALIDAD ESQUIZOTÍPICA

 

Criterios diagnósticos (DSM-V)

 

A.   Patrón dominante de deficiencias sociales e interpersonales que se manifiesta por un malestar agudo y poca capacidad para relaciones estrechas, así como distorsiones cognitivas o perceptivas y comportamiento excéntrico, que comienza en las primeras etapas de la edad adulta y está presente en diversos contextos, y que se manifiesta por cinco o más de los siguientes hechos:

1.    Ideas de referencia (con exclusión de delirios de referencia)

2.    Creencias extrañas o pensamiento mágico que influye en el comportamiento y que no concuerda con las normas subculturales (p.ej., supersticiones, creencia en la clarividencia, la telepatía o un “sexto sentido”; en niños y adolescentes, fantasías o preocupaciones extravagantes)

3.    Experiencias perceptivas inhabituales, incluidas las ilusiones corporales.

4.    Pensamientos y discurso extraños (p.ej., vago, circunstancial, metafórico, superelaborado o estereotipado)

5.    Suspicacia o ideas paranoides.

6.    Afecto inapropiado o limitado

7.    Comportamiento o aspecto extraño, excéntrico o peculiar.

8.    No tiene amigos íntimos ni confidentes aparte de sus familiares de primer grado.

9.    Ansiedad social excesiva que no disminuye con la familiaridad y tiende a asociarse a miedos paranoides más que a juicios negativos sobre sí mismo.

B.   No se produce exclusivamente en el curso de la esquizofrenia, un trastorno bipolar o un trastorno depresivo con características psicóticas, otro trastorno psicótico o un trastorno del espectro autista.

Nota: Si los criterios se cumplen antes del inicio de la esquizofrenia, se añadirá “previo”, es decir, trastorno de la personalidad esquizotípica (previo).

Características asociadas que apoyan el diagnóstico

  • Suelen buscar tratamiento para los síntomas asociados a la ansiedad o depresión y no por las características del trastorno de la personalidad en sí mismo.
  • Pueden experimentar episodios psicóticos transitorios en respuesta al estrés (con una duración de minutos a horas), aunque por lo general la duración es insuficiente para justificar un diagnóstico adicional, como el trastorno psicótico breve o el trastorno esquizofreniforme.
  • En algunos casos, los síntomas psicóticos que son clínicamente significativos pueden desarrollar los criterios que se relacionan con el diagnóstico de trastorno psicótico breve, trastorno esquizofreniforme, trastorno delirante o esquizofrenia.
  • Más de la mitad pueden tener antecedentes de, al menos, un episodio de depresión mayor.
  • Del 30 al 50% de las personas diagnosticadas con este trastorno tiene un diagnóstico simultáneo de trastorno depresivo mayor durante su internamiento en entorno clínico.
  • Existe una considerable coincidencia con los trastornos de la personalidad esquizoide, paranoide, evitativa y límite.

Referencia bibliográfica

Association, A. P. (2014). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. España: Editorial Médica Panamericana.

 María Jesús Suárez Duque

Psicóloga y educadora social

Centro Beatriz. Las Palmas de G.C. (Vecindario o consultas on-line)

Pedir información o cita 630 723090 o a través de la web http://www.centrobeatriz.es/440206931

 

 

TRATAMIENTO PARA EL TRASTORNO ESQUIZOTÍPICO DE LA PERSONALIDAD EN EL CENTRO BEATRIZ