DISCAPACIDAD INTELECTUAL

El hecho de tener una discapacidad intelectual no significa que una persona no sea capaz de aprender”

Si un niño tiene una discapacidad intelectual, significa que aprende y se desarrolla con más lentitud que otros niños.

Una persona con una discapacidad intelectual tendrá problemas para aprender y funcionar en la vida cotidiana. Esta persona podría tener 10 años, pero tal vez no hable o no escriba tan bien como un niño típico de 10 años. También suele ser más lenta para aprender otras habilidades, como vestirse o estar entre otras personas.

Tradicionalmente, se ha considerado indicio de una discapacidad intelectual leve cuando el cociente intelectual se sitúa entre 50 y 70; los grados de discapacidad moderada vienen indicadas por puntuaciones de CI de aproximadamente 35 a 50; la capacidad intelectual severa corresponde a puntuaciones del CI entre 20 y 35, y un trastorno intelectual profundo, con puntuaciones por debajo de un CI de 20 a 25; la mayoría de los sujetos con discapacidades intelectuales son considerados leves (Owens, 2004). Actualmente la forma de clasificar a estos niños se basa en puntuar sus puntos fuertes y sus debilidades específicas, y a continuación proponer “niveles de apoyo” graduados (Thompson et al, 2004) desde “intermitentes” hasta “generalizados” que harían falta para que el sujeto pudiera realizar las actividades típicas de la vida cotidiana.

Criterios diagnósticos (DSM-V)

La discapacidad intelectual (DI) es un trastorno que comienza durante el período de desarrollo y que incluye limitaciones de funcionamiento intelectual como también el comportamiento adaptativo en los dominios conceptual, social y práctico. Se deben cumplir los tres criterios siguientes:

A.   Deficiencias de las funciones intelectuales, como el razonamiento, la resolución de problemas, la planificación, el pensamiento abstracto, el juicio, el aprendizaje académico y el aprendizaje a partir de la experiencia, confirmados mediante la evaluación clínica y pruebas de inteligencia estandarizadas individualizadas

B.   Deficiencias del comportamiento adaptativo que producen fracaso del cumplimiento de los estándares del desarrollo y socioculturales para la autonomía personal y la responsabilidad social. Sin apoyo continuo, las deficiencias adaptativas limitan el funcionamiento en una o más actividades de la vida cotidiana, como la comunicación, la participación social y la vida independiente en múltiples entornos, tales como el hogar, la escuela, el trabajo y la comunidad.

C.   Inicio de las deficiencias intelectuales y adaptativas durante el período de desarrollo.

Especificar la gravedad

Los diversos niveles de gravedad se definen según el funcionamiento adaptativo, y no según las puntuaciones de CI, porque es el funcionamiento adaptativo el que determine el nivel de apoyos requerido. Además, las medidas de CI son menos válidas para las puntuaciones más bajas del rango de CI.

 

Leve

Moderado

Grave

Profundo

Dominio conceptual

Preescolar. Puede no haber diferencias manifiestas.

Edad escolar y adultos. Dificultades en el aprendizaje de las aptitudes académicas relativas a la lectura, la escritura, la aritmética, el tiempo o el dinero, y necesita ayuda en uno o más campos para cumplir las expectativas relacionadas con la edad.

En adultos. Alteración del pensamiento abstracto, de la función ejecutiva y de la MCP, así como del uso funcional de las aptitudes académicas

Durante todo el desarrollo, las habilidades conceptuales están notablemente retrasadas en comparación con sus iguales.

Preescolares. El lenguaje y las habilidades preacadémicas se desarrollan lentamente.

Edad escolar. El progreso de la lectura, escritura, las matemáticas, la comprensión del tiempo y del dinero se producen lentamente y está notablemente reducido en comparación con sus iguales.

En adultos. El desarrollo de las aptitudes académicas está típicamente en un nivel elemental y se necesita ayuda para todas las habilidades académicas, en el trabajo y en la vida personal. Se necesita ayuda continua a diario para completar las tareas conceptuales de la vida cotidiana, y otras personas podrían tener que encargarse de la totalidad de las responsabilidades del individuo.

Las habilidades conceptuales están reducidas.

Generalmente tiene poca comprensión del lenguaje escrito o de los conceptos que implican números, cantidades, tiempo y dinero.

Los cuidadores proporcionan un grado notable de ayuda para la resolución de los problemas durante toda la vida.

Las habilidades conceptuales se refieren generalmente al mundo físico más que a procesos simbólicos.

Puede utilizar objetos específicos para el cuidado de sí mismo, el trabajo y el ocio.

Se pueden haber adquirido algunas habilidades visuoespaciales, como la concordancia y la clasificación basada en las características físicas. Sin embargo, la existencia concurrente de alteraciones motoras y sensitivas puede impedir el uso funcional de los objetos.

Dominico social

Inmadurez respecto a las relaciones sociales (ej. Dificultad para percibir de forma precisa las señales sociales)

La comunicación, la conversación y el lenguaje son más concretos e inmaduros.

Puede haber dificultades de regulación de la emoción y del comportamiento.

Existe una comprensión limitada del riesgo en las situaciones sociales; el juicio social es inmaduro para la edad y el individuo corre el riesgo de ser manipulado por los otros (ingenuidad)

 

Presenta notables diferencias respecto a sus iguales en cuanto al comportamiento social y comunicativo a lo largo del desarrollo.

El lenguaje hablado es típicamente el principal instrumento de comunicación social, pero es mucho menos complejo que en sus iguales.

La capacidad de relación está vinculada de forma evidente a la familia y a los amigos, y el individuo puede tener amistades satisfactorias a lo largo de la vida y, en ocasiones, relaciones sentimentales en la vida adulta.

Puede que no perciban o interpreten con precisión las señales sociales. El juicio social y la capacidad para tomar decisiones son limitados, y los cuidadores han de ayudarlo a tomar decisiones de la vida.

La amistad con frecuencia está afectada por limitaciones de la comunicación o sociales.

Para tener éxito en el trabajo es necesaria una ayuda social y comunicativa importante.

Lenguaje hablado bastante limitado en cuanto vocabulario y gramática.

El habla puede consistir en palabras o frases sueltas y se puede completar con medios potenciadores.

El habla y la comunicación se centran en el aquí y ahora dentro de los acontecimientos cotidianos.

El lenguaje se utiliza para la comunicación social más que para la explicación

Comprenden el habla sencilla y la comunicación gestual

Las relaciones con los miembros de la familia y con otros miembros de la familia y con otros parientes son fuente de placer y de ayuda.

Comprensión muy limitada de la comunicación simbólica en el habla y la gestualidad

Puede comprender algunas instrucciones o gestos sencillos

Expresa su propio deseo y sus emociones principalmente mediante la comunicación no verbal y no simbólica

Disfruta de la relación con miembros bien conocidos de la familia, con los cuidadores y con otros parientes, e inicia y responde a las interacciones sociales mediante señales gestuales y emocionales

La existencia concurrente de alteraciones sensoriales y físicas puede impedir muchas actividades sociales.

 

Dominio práctico

Puede funcionar de forma apropiada para la edad en el cuidado personal

Necesitan cierta ayuda con las tareas complejas de la vida cotidiana en comparación con sus iguales.

Vida adulta. La ayuda implica normalmente la compra, el transporte, la organización doméstica y el cuidado de los hijos, la preparación de los alimentos y la gestión bancaria y del dinero.

Habilidades recreativas normales, aunque necesitan ayuda respecto al juicio relacionado con el bienestar y la organización de ocio.

En la vida adulta se observa con frecuencia competitividad en trabajos que no destacan en habilidades conceptuales.

Normalmente necesitan ayuda para tomar decisiones sobre el cuidado de la salud y sobre temas legales, y para aprender a realizar de manera competente una ocupación que requiera habilidad. Se necesita normalmente ayuda para criar una familia.

Puede responsabilizarse de sus necesidades personales, como comer y vestirse, y de las funciones excretoras y la higiene como un adulto, aunque se necesita un período amplio de aprendizaje y tiempo para que el individuo sea autónomo en estos campos, y podría necesitar personas que le recuerden lo que tienen que hacer.

Podrían participar en todas las tareas domésticas, aunque se necesita un período largo de aprendizaje y se requiere ayuda continua para lograr un nivel de funcionamiento adulto.

Podrá asumir encargos independientes en los trabajos que requieran habilidades conceptuales y de comunicación limitadas, pero se necesitará una ayuda considerable de sus compañeros y supervisores, y de otras personas, para administrar las expectativas sociales, las complejidades laborales y las responsabilidades complementarias, como la programación, el transporte, los beneficios sanitarios y la gestión del dinero.

Se pueden desarrollar diversas habilidades recreativas.

Necesitan normalmente ayuda adicional y oportunidades de aprendizaje durante un período de tiempo largo. Una minoría importante presenta un comportamiento inadaptado que causa problemas sociales.

Necesita ayuda para todas las actividades de la vida cotidiana, como comer, vestirse, bañarse y realizar las funciones excretoras.

Necesita supervisión constante.

No puede tomar decisiones responsables sobre el bienestar propio o de otras personas.

Vida adulta. La participación en tareas domésticas, de ocio y de trabajo necesita apoyo y ayuda constante.

La adquisición de habilidades en todos los dominios implica aprendizaje a largo plazo y con ayuda constante.

En una minoría importante existen comportamientos inadaptados, incluidas las autolesiones.

Depende de otros para todos los aspectos del cuidado físico diario, la salud y la seguridad, aunque también puede participar en algunas de estas actividades.

Sin alteraciones físicas importantes pueden participar en algunas tareas de la vida cotidiana en el hogar, como llevar los platos a la mesa.

Las actividades recreativas pueden implicar, por ejemplo, disfrutar escuchando música, viendo películas, saliendo a pasear o participando en actividades acuáticas, con la ayuda de otros.

La existencia concurrente de alteraciones físicas y sensoriales es un impedimento frecuente para la participación en actividades domésticas, recreativas y vocacionales.

En una minoría importante existen comportamientos inadaptados.

 

 

Características diagnósticas

Las características principales de la discapacidad intelectual son las deficiencias de las capacidades mentales generales (Criterio A) y las que afectan al funcionamiento adaptativo cotidiano, en comparación con los sujetos de igual edad, género y nivel sociocultural (Criterio B). El inicio se produce durante el período del desarrollo (Criterio C).

  • El Criterio A se refiere a las funciones intelectuales que implican el razonamiento, la resolución de problemas, la planificación, el pensamiento abstracto, el juicio, el aprendizaje a partir de la instrucción y la experiencia, y la comprensión práctica.

   Los componentes críticos incluyen la comprensión verbal, la memoria de trabajo, el razonamiento perceptivo, el razonamiento cuantitativo, el pensamiento abstracto y la eficacia cognitiva.

   Se mide con pruebas de inteligencia. Tienen puntuaciones aproximadamente de dos desviaciones estándar o más por debajo de la media poblacional, incluido un margen para errores en la medición (generalmente, + ó – 5 puntos). En las pruebas con una desviación estándar de 15 y una media de 100, esto supone una puntuación de 65-70 (70 + o – 5). Los resultados de las pruebas de CI son aproximaciones al funcionamiento conceptual, pero pueden ser insuficientes para evaluar el razonamiento en situaciones reales y el dominio de las tareas prácticas. Es decir, un sujeto con una puntuación de CI por encima de 70 podría tener problemas tan graves comportamiento adaptativo en el juicio social, la comprensión social y otras áreas del funcionamiento adaptativo que el rendimiento real de esta persona sería comparable al de los sujetos con una puntuación más baja en el CI.

  • El Criterio B, con deficiencias del funcionamiento adaptativo se refiere a la habilidad de la persona para alcanzar los estándares de la comunidad respecto a la autonomía personal y la responsabilidad social en comparación con otras personas de edad y nivel sociocultural parecidos.

El funcionamiento adaptativo implica el razonamiento adaptativo en tres dominios:

  • Conceptual. Implica la competencia en memoria, lenguaje, lectura, escritura, razonamiento matemático, adquisición de conocimientos prácticos, resolución de problemas y juicio en situaciones nuevas, entre otros.
  • Social. Implica la conciencia de los pensamientos, sentimientos y experiencias de los demás, la empatía, las habilidades para la comunicación interpersonal, las habilidades para hacer amigos y el juicio social, entre otros.
  • Práctico. Implica al aprendizaje y la autogestión en diferentes situaciones vitales, como el cuidado personal, las responsabilidades de trabajo, la gestión del dinero, el ocio, la autogestión del comportamiento y , la organización de tareas para la escuela o el trabajo, entre otros.

La capacidad intelectual, la educación, la motivación, la socialización, los rasgos de personalidad, las oportunidades vocacionales, la experiencia cultural y las afecciones médicas o los trastornos mentales concurrentes influyen en el funcionamiento adaptativo.

El funcionamiento adaptativo se evalúa utilizando

  • La evaluación clínica
  • Las medidas individualizadas cultural y psicométricamente apropiadas.

Fuentes de información:

  • Los informantes que conocen al paciente y el propio individuo
  • Las evaluaciones educativas, del desarrollo, médicas y de salud mental

El Criterio B se cumple cuando, por lo menos, un dominio de funcionamiento adaptativo -el conceptual, social o el práctico- está suficientemente alterado como para necesitar apoyo continuo para que la persona funcione adecuadamente en una o más situaciones de la vida cotidiana: en la escuela, trabajo, en el hogar o en la comunidad.

El Criterio C, el inicio durante el período de desarrollo, se refiere al reconocimiento de que existen deficiencias intelectuales y adaptativas durante la infancia y la adolescencia.

 

Evaluación de los Trastornos del desarrollo intelectual (Carrasco, Ramírez, Del Barrio, 2013)

Evaluación para la Delimitación del Problema: Contrastación de Hipótesis Diagnósticas 

Inteligencia: Capacidad de resolver los problemas que se presentan a un sujeto en el transcurso de su vida en un determinado medio social y cultural. La inteligencia es la capacidad de adaptación intelectual y social (Piaget).

Por tanto, es necesario establecer una cuantificación dimensional previa, ya sea por aplicación de test o  por observación de conducta, antes de establecer los criterios categoriales de las clasificaciones del Retraso Mental (RM) y se refieren a cómo se comporta el sujeto en la resolución de problemas que se presentan en cada ítem que componen los test de inteligencia y que permiten constatar el grado de adaptación al medio y la capacidad de ser autónomo en relación con los individuos de su misma edad y cultura.

¿Cuándo se ha de evaluar la capacidad intelectual?

En la niñez sólo se ha de evaluar intelectualmente a un niño, si su desarrollo motor o su rendimiento escolar no es el mismo que los niños de su edad o si se ha percibido un cambio en su evolución. Ante un rendimiento normal es innecesario.

En el caso de los adultos, están ligadas a la selección, ya que han sido detectados en la infancia. También se lleva a cabo, cuando un sujeto sufre un cambio importante en su rendimiento o en su adaptación o sufre un episodio que puede afectar a su capacidad mental, como en el caso de deterioros por edad, enfermedad y traumatismos.

Por último, se evalúa el CI en situaciones forenses ya que la responsabilidad penal, la idoneidad para el desempeño de una tarea y la determinación de las subvenciones por discapacidad pasan, todas ellas, por una evaluación de la capacidad intelectual que determina el grado de discernimiento, de responsabilidad o necesidad de protección en la que un sujeto se halla.

Permite predecir el 90% del éxito escolar y se puede identificar un 10% de niños con problemas. Aunque hay que considerar que hay un 10% de posibilidad de error y, todavía algo más importante, que el 80% de los fracasados escolares no son fracasados vitales. Esto quiere decir que los test de inteligencia tienen una carga cultural importante y que por tanto no se puede tirar la toalla de la educación de los niños con bajo rendimiento en las pruebas de inteligencia.

  • Evaluación dimensional
  • Instrumento: WISC-V (De 6 a 16 años)
  • Evaluación Categorial
  • Mediante criterios del DSM-V

Evaluación para la Conceptualización del Caso y la Planificación del Tratamiento en los Trastornos de la Inteligencia

Una vez evaluado a un sujeto para determinar su CI, hay que evaluar sus fortalezas, es decir, debemos evaluar cuales son los puntos fuertes y débiles a la hora de planificar la intervención que puede modificar para mejorar su situación.

La evaluación complementaria debe atender no sólo al sujeto, sino a su contexto. Es esencial evaluar la interacción padres-hijo, su rendimiento escolar, su interacción social y su estado emocional. En caso de un adulto, hay que evaluar sus aptitudes para el trabajo y sus expectativas sobre el sexo.

Instrumentos:

Funcionamiento psicosocial:

  • Cuestionario de evaluación de necesidades de Camberwell
  • Escala de evaluación de la actividad global EEAG
  • Índice de actividades instrumentales de la vida diaria (IADL)
  • Índice de actividades de la vida diaria (KATZ)
  • Índice de Barthel
  • Escala de discapacidad de la organización mundial de la salud (WHO DAS-S)

 

 

 

Directrices de intervención (Owens, 2002):

  • La necesidad de que el progenitor, el profesor o el clínico pongan de relieve la información nueva o relevante.
  • La necesidad de preorganizar la información que hay que aprender
  • La necesidad de adiestrar en estrategias de ensayo (memoria, práctica) de nueva información o habilidades
  • El valor de reaprender y repetir durante el adiestramiento
  • La importancia de adiestrar en un entorno natural
  • La necesidad de iniciar la intervención lo antes posible
  • La conveniencia de ajustarse al desarrollo evolutivo normal en la programación de los objetivos de la intervención

¿QUÉ SE ENTIENDE POR DISCAPACIDAD INTELECTUAL?