¿QUÉ ES LA MEDIACIÓN?

 

Proceso mediante el cual los participantes, junto con la presencia de una persona o personas neutrales, aíslan sistemáticamente los problemas en disputa con el objeto de (Folberg y Taylor, 1997):

Encontrar opciones

Considerar alternativas

Llegar a un acuerdo mutuo que se ajuste a sus necesidades

Se trata de una forma de resolver conflictos entre dos o más personas con la ayuda de una tercera, el mediador, que ha de ser imparcial y neutral. Para ello, se precisa la responsabilidad de los participantes en la toma de decisiones ya que la función del mediador no es tomar decisiones sino facilitar la comprensión de las causas del conflicto y hacerlo más manejable cuando no se puede solucionar totalmente.

La mediación familiar

Pretende restaurar la comunicación y preservar las relaciones entre los miembros  de la familia, y si no es posible, prevenir las consecuencias de una eventual disociación del grupo familiar.

Se basa en un proceso voluntario de las familias

El mediador familiar es la tercera persona neutra e imparcial que contribuye en encuentros confidenciales, a crear un espacio de relaciones y de diálogo para permitir a todos asumirse a sí mismo, recuperar derechos, ocupaciones y responsabilidades; construir juntos acuerdos que responden a las necesidades de la familia

Condiciones necesarias para que un proceso mediador alcance los objetivos

Que las partes implicadas participen de forma voluntaria

Que participen, al menos, tres personas: el mediador y una por cada parte negociadora

Que se posibilite que las partes implicadas en el conflicto pueden elegir a sus mediadores

Que todo lo tratado en las sesiones de mediación sea confidencial

Que la solución al conflicto la encuentren las partes implicadas en el mismo, no el mediador

Que el mediador favorezca la comunicación, ayude a identificar y a clarificar el problema, guíe el proceso, no tome decisiones

ÁMBITOS DE APLICACIÓN DE LA MEDIACIÓN

     La aplicación de la mediación para la solución de conflictos abarca prácticamente todos los ámbitos de las relaciones humanas en las que se generan conflictos. La escuela, la familia, la comunidad, la empresa...

     En el Centro Beatriz los procesos de mediación se centran principalmente en la solución de conflictos en el ámbito familiar. La mediación se ha mostrado especialmente eficaz en el diseño de mecanismos tendentes a evitar la ruptura familiar o a que ésta se lleve a cabo con el menor dolor o daño posible para todos los implicados.

Algunos de los ámbitos de aplicación más relevantes son:

  • Problemas derivados de divorcios y separaciones: guardia y custodia de los hijos, pensión alimenticia, patria potestad, liquidación de bienes, régimen de visitas, uso del domicilio conyugal, cambio de residencia, obligaciones fiscales.
  • Conflictos relacionados con la educación de los hijos: dispersión y falta de armonización en criterios y pautas educativas.
  • Dificultades más específicas de familias monoparentales y reconstituídas: adaptación a las nuevas figuras, responsabilización de las nuevas funciones y roles, procesos generales de adaptación.
  • Problemas de comportamiento de sus hijos: desobediencia, indisciplina, malos tratos a los padres y abuelos.
  • Alteraciones emocionales y de conducta
  • Alteraciones de la dinámica familiar como consecuencia de adicciones al alcohol o a las drogas
  • Relaciones familiares deterioradas como consecuencia de situaciones especiales como pueden ser mayores dependientes a cargo, hijos con discapacidades, enfermedades, paro, malos tratos...
  • Relaciones familiares deterioradas como consecuencia del rechazo, racismo y xenofobia que pueden sufrir grupos familiares pertenecientes a culturas etnias minoritarias.