MOTIVOS QUE JUSTIFICAN LAS ACCIONES QUE SE LLEVAN A CABO EN EL CENTRO BEATRIZ

 

 En la cultura occidental, tradicionalmente se han presentado la familia y el hogar como ámbitos seguros, estables, armoniosos y hasta felices para todos y cada uno de sus miembros. En este sentido, se ha considerado la familia como el agente socializador natural y el hogar el ámbito donde se desarrollaba, en primera instancia, el proceso de socialización. Así mismo, legislativamente se expresa en el Capítulo III, Artículo 39, punto 3 del texto constitucional: “Los padres deben prestar asistencia de todo orden a los hijos habidos dentro o fuera del matrimonio, durante su minoría de edad y en los demás casos en que legalmente proceda”

Por otro lado, la sociedad, ha concretado el mandato constitucional fijando como finalidades sociales de la familia:

Dar cobertura a las necesidades vitales de sus miembros

Facilitar la construcción de la identidad personal de cada uno de sus componentes

Iniciar, a cada uno de sus integrantes, en el ejercicio de los roles sociales que por edad y situación le corresponda

Adiestrar a cada uno de los componentes en la aceptación de normas sociales

Entrenar a sus integrantes en la asunción de sus responsabilidades personales y sociales.

Sin embargo, actualmente no puede considerarse que estas finalidades se estén alcanzando de forma deseable en las familias y hogares. En pleno siglo XXI todavía existen familias con una estructura familiar quebrada. Estas familias se caracterizan por la disfuncionalidad y negligencia de sus actuaciones. En ellas, además, los adultos suelen tomar decisiones desatinadas sobre la vida de los menores a los que teóricamente, deberían proteger. La existencia de este tipo de familias justifica, dota de sentido y actualiza el Capítulo III, Artículo 39, punto 4 de la Constitución Española que manifiesta: “Los niños gozarán de la protección prevista en los acuerdos internacionales que velan por sus derechos”.

En sintonía con la filosofía de estos acuerdos internacionales y, sobre todo, con los principios establecidos en la Convención sobre los Derechos del Niño promulgada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en la Resolución 44/25, de 20 de noviembre de 1989, la sociedad civil y las leyes tienen que salir en ayuda de estos menores vulnerables. Es decir, de los niños que viven en familias y hogares caracterizados por:

  • Presentar un fuerte abandono paterno filial. Suele darse en familias y hogares de padres tanto separados como no, donde por motivos laborales y personales de los padres no pueden ofrecer a sus hijos suficiente dedicación. Los niños necesitan atención, ser escuchados, diálogo, comprensión, normas consensuadas, afecto, cariño.
  • Ejercitar un cuidado inadecuado de su prole. Suele darse en familias donde por diversos motivos delegan su función de cuidadores y protectores de los menores en otras personas (vecinos, amigos, abuelos...) poniendo a sus hijos por su situación de vulnerabilidad en riesgo de maltrato físico, psicológico o sexual. También se da por desconocimiento por parte de los padres sobre cuál es el estilo educativo adecuado para educar y socializar a sus hijos. Por un lado, se encuentran las familias que se caracterizan por un estilo permisivo (excesivo afecto y pocas normas), y por otro, el dominante (poco o carencia de afecto y normas estrictas). Ambos estilos educativos, tienen consecuencias muy negativas en el desarrollo del menor. El estilo educativo ideal para facilitar un desarrollo adecuado al menor sería el estilo democrático caracterizado por afecto y normas consensuadas donde prevalezca el diálogo y la comprensión. El castigo debe utilizarse siempre que las demás técnicas de modificación de la conducta inadecuada hayan fracasado y siguiendo unas pautas necesarias para evitar las consecuencias negativas derivadas del uso del castigo.
  • Permitir o realizar abusos sexuales a los menores
  • Ejercer o permitir violencia física contra niños, adolescentes y jóvenes.

Atendiendo a las características distintivas de estas familias y sus respectivos entornos socioafectivos puede afirmarse que en estos hogares (teóricos espacios protectores), se materializa una manifestación visible de lo que la OMS (2002) entiende como violencia, puesto que en ellos se despliega:

Un uso deliberado de la fuerza física o el poder, ya que, en grado de amenaza efectivo, contra uno mismo, otra persona o un grupo o comunidad que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastornos del desarrollo o privaciones

El niño, adolescente y joven que convive en un ámbito familiar en el que se genera violencia entre sus miembros (ascendientes, miembros de la pareja, descendientes) se encuentra en dificultad social, pudiéndose denominar: violencia en el ámbito familiar (Quicios, 2013).

Dificultad social en un ámbito familiar violento

La violencia en el ámbito familiar se define por la comunidad académica como el producto de un aprendizaje social en un escenario indebidamente articulado que ha permitido al ser violento decidir e intervenir de manera cruel o destructiva a través de una violencia maligna (Fromm, 1980) en la vida de los seres más próximos con acciones que les prohíben ejercer sus derechos y les sumen en una situación de dificultad social.

Formas que puede adoptar la violencia en el ámbito familiar:

  • · Violencia física. Se manifiesta a través de toda acción, omisión o patrón de conducta inadecuado que daña la integridad física y corporal de la persona agredida.
  • · Violencia psicológica o emocional. Se define como toda acción u omisión dirigida a perturbar, degradar o controlar la conducta, el comportamiento, las creencias o decisiones de una persona mediante la humillación, intimidación, aislamiento o cualquier medio que afecte su equilibrio y estabilidad personal.
  • · Violencia sexual. Se concibe como toda acción que imponga o induzca comportamientos sexuales no deseados a una persona mediante el uso de la fuerza, intimidación, coerción, manipulación, amenaza o cualquier medio que anule o limite la libertad sexual del ser contra el que se atenta.
  • · Violencia patrimonial. Se muestra a través de toda acción u omisión ilegítima que implique daño, pérdida, transformación, sustracción, destrucción, distracción, ocultamiento o retención de bienes, instrumentos de trabajo, documentos o recursos económicos con el objetivo de coaccionar la autodeterminación de la víctima.

Ambos tipos de violencia, dependiendo del sujeto que la ejerza, la relación afectiva que exista entre agresor y víctima o el escenario donde tome forma pasa a engrosar otra clasificación diferente. Por tanto, dependiendo de los casos, la denominación sería de: violencia de género, violencia familiar, violencia conyugal o violencia doméstica.

Violencia de género

La violencia de género se define como el conjunto de abusos que una persona recibe de otra por el simple hecho de ostentar el sexo que le es propio. Se refiere indistintamente, a la violencia ejercida por cualquier sexo contra la persona de otro sexo o igual sexo, pero diferente manifestación de género.

Naciones Unidas, en su Declaración de 20 de diciembre de 1993 sobre la Eliminación de la Violencia contra la mujer, define la violencia de género como:

Todo acto de violencia basada en la pertenencia (a un sexo) que tenga o pueda tener como resultado daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para (el otro género) así como la amenaza de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad, tanto si se produce en la vida pública como en la privada.

Heise (1998) llevó a cabo un estudio cuyas condiciones finales le permiten afirmar que el dominio (de un sexo) sobre (el otro sexo o género) es la base de cualquier teoría realista de violencia. Tras clasificar las variables que considera que pueden guardar relación con la violencia física y sexual aplicando para ello el modelo ecológico, concluyó que existen un conjunto de factores de riesgo imprescindibles para que se produzca la violencia de géneros. Estos factores de riesgo a su vez guardarían relación con una serie de influencias: la influencia personal, la influencia del microsistema, la influencia del ecosistema y la influencia del macrosistema.

Factores de riesgo influidos por la vida personal del agresor:

  • Haber presenciado situaciones de violencia doméstica
  • Haber padecido abusos físicos siendo menor
  • Haber padecido abusos sexuales siendo menor

Factores relacionados con el microsistema:

  • Pertenecer a familias estructuradas de manera tradicional en las que sigue existiendo la supremacía de un sexo sobre el otro
  • Realizar la división de las tareas domésticas fuera de los esquemas tradicionales o habituales
  • Presentar mayor formación académica el miembro de la pareja perteneciente al sexo no dominante de la relación
  • Existir desequilibrio en la estructura de poder familiar tradicional

Factores de riesgo originarios de la violencia de géneros por influencia del ecosistema:

  • Sufrir desempleo el miembro de género dominante en la relación
  • Presentar bajo nivel socioeconómico
  • Someter al aislamiento de sus amistades y familiares al miembro de género sumiso en la relación
  • Mantener, el miembro dominante de la relación, amistades con bandas o delincuentes

Factores relacionados con el macrosistema:

Las ideas machistas imperantes en la sociedad. Estas ideas defienden la supremacía del hombre sobre la mujer y son promulgadas, propiciadas, proclamadas, difundidas, asumidas y difundidas, indistintamente, por personas de ambos sexos. No sólo por varones como erróneamente se cree.

Violencia conyugal

La violencia conyugal se define como todo acto u omisión que tiene la intención de controlar y/o someter; y que resulte en daño de integridad física, emocional, sexual o económica, utilizada contra el otro por su pareja actual o anterior (Ellsbeerg, Arcas, Montenegro, Norori y Quintanilla, 1998)

Violencia familiar

Recibe el nombre de violencia familiar, el uso reiterado de la fuerza física, el daño moral o el conjunto de omisiones graves que atentan contra la integridad psíquica o ambas a la vez de una víctima en manos de un miembro de la familia, siempre y cuando este habite en el mismo domicilio que la víctima.

 Violencia doméstica

La violencia doméstica está constituida por todo acto u omisión dañina que se manifiesta en el hogar por la existencia de una jerarquía de poder en las relaciones de pareja, en las relaciones paternales, fraternales, paternofiliales o parafamiliares.

Violencia intrafamiliar

Aún no se ha conseguido definir de manera unívoca esta manifestación visible de violencia. Se ha optado por ofrecer hasta tres definiciones complementarias:

  • Toda acción u omisión ejercida contra un pariente consanguíneo, afín, adoptado jurídicamente o adoptado por su situación de hecho que genere (directa o indirectamente) el menoscabo de su integridad física, sexual, psicológica o patrimonial.
  • Toda manifestación de violencia que acontece en el grupo familiar nuclear o extenso
  • Todo acto de poder u omisión recurrente, intencional y cíclica dirigida a causar daño a través del dominio, sometimiento, control o a través de la agresión física, verbal, psicoemocional o sexual contra cualquier miembro de la actual o anterior familia del agresor dentro o fuera del domicilio compartido por víctima y agresor.
  • Independientemente de la definición que se tome como referente, la violencia intrafamiliar nunca queda exclusivamente circunscrita al mundo adulto. Este tipo de violencia, generalmente, está diseñada y ejecutada por adultos. Sin embargo, los seres que sufren sus agresiones no responden a ningún intervalo cronológico determinado. Así, puede ser víctima de sus ataques niños, adolescentes y jóvenes, siendo estos además de teóricamente los seres más vulnerables del domicilio familiar los más perjudicados con los ataques.

Violencia intrafamiliar hacia los menores

La violencia intrafamiliar dirigida a menores oscila entre dos vertientes contrapuestas:

 Violencia intrafamiliar por negligencia contra los menores

Es denominada abusos por negligencia, y consiste en no cubrir de manera reiterada las necesidades físicas del menor teniendo la posibilidad de hacerlo. Este tipo de abandono sólo puede imputársele al adulto responsable de dar respuesta a las necesidades del menor que tenga bajo su cuidado. Esta inaptitud protectora muchas veces se asienta más en un descuido apático e irresponsable que en una intencionalidad malévola familiar.

Este tipo de violencia se produce al desatender las necesidades que todo menor tiene de amparo, alimentación, higiene, vestimenta, enseñanza, sanidad y supervisión. Dependiendo de la magnitud del descuido que origine, puede empujar al menor a caer en una situación de riesgo social -lacra social definida en la Ley de 1/96 Artículo 17- desamparo -manifestación de riesgo social descrita en el Código Civil Artículo 172.1- u originar situaciones de conflicto social- problemática recogida en las legislaciones dependientes de las diferentes Comunidades autonómicas.  En la provincia de Las Palmas en la ciudad de Santa Lucía de Tirajana, la recoge y la desarrolla la Ley 2/2005, de 23 de junio, la recoge y por la que se fija la capitalidad del partido judicial número 8.

Esta indolencia familiar origina en el menor un perjuicio mayor o menor pero siempre un perjuicio. Casi nunca genera un daño duradero o irreparable, por lo que suele considerarse un tipo de violencia intrafamiliar laxo en sus consecuencias.

Violencia intrafamiliar por abuso sexual contra los menores

El nuevo código penal considera delito y, por tanto, objeto de castigo cualquier acto sexual realizado a menores de 13 años. Se entiende por abuso sexual:

  • Todo tipo de gratificación sexual por parte del adulto a través del menor
  • Las actitudes y los comportamientos que realiza un adulto para su propia satisfacción sexual con un menor a través de la manipulación emocional, el chantaje, los engaños, las amenazas o la fuerza física.

Los comportamientos sexuales abusivos no tienen por qué concluir siempre en una penetración vaginal o anal. Son, igualmente, abusos sexuales hacia el men0r:

·         Cualquier clase de placer sexual adulto ejercido desde la autoridad que se tiene hacia el menor

·         El uso del menor como estimulador sexual aun sin la existencia de contacto físico

·         La exposición, a la vista del menor, de órganos sexuales adultos con el fin de conseguir excitación sexual

·         Observar al menor desnudarse o vestirse, orinar o defecar con el único fin de conseguir placer sexual a través de la imagen observada

·         La realización del acto sexual en presencia del menor

·         El forzarle a ver imágenes o películas de contenido erótico o sexual, escuchar conversaciones sexuales

·         La seducción verbal

·         Los tocamientos, agarres, manoseos, besos o abrazos con el único fin de conseguir excitación o placer sexual

·         La solicitud indecente

·         La realización de sexo oral, vaginal o anal

·         La automasturbación en presencia del menor

·         El consumo o creación de pornografía infantil

·         El incesto, la violación, el aliento, los forzamientos o tocamientos de los adultos hacia los menores

Los niños que están siendo objeto de abuso por sus familiares más próximos no suelen expresarlo verbalmente por miedo. No obstante, cualquier adulto que sea cercano al menor y preste atención a los cambios de comportamiento de ese menor notará en él actitudes que pueden denotar el problema. El menor abusado suele mostrar de manera simultánea varios de los siguientes comportamientos:

·         Resistencia a ir a un lugar muy concreto

·         Negación a quedarse solo con determinada persona

·         Presencia de trastornos de sueño con pesadillas, terrores nocturnos, bruscos despertares

·         Cambios en los hábitos de dormir

·         Solicitar dormir acompañado o hacerlo con la luz encendida

·         Enuresis (orinarse en la cama)

·         Presencia de trastornos en la alimentación

·         Sentimiento de miedos y temores con la solicitud de que un adulto calme sus miedos

·         Retroceso en el comportamiento. Vuelta a la etapa de bebé

·         Repentino rechazo a una de las figuras paternas

·         Intentos reiterados de suicidio o automutilación

·         Fugas de casa

·         Bajo rendimiento escolar

 

La salud pública define la violencia contra los miembros del entorno familiar como la expresión de una patología mental en la que:

·         Se identifica al agresor como un enfermo portador y, a su vez, como un agente transmisor de una enfermedad

·         Se considera al resto de los miembros de la unidad familiar potenciales víctimas de violencia y, por extensión, potenciales enfermos de violencia y potenciales transmisores de la enfermedad.

 Legislación vigente que justifica nuestras acciones:

 

 

 

 

 

DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS

Proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en París, el 10 de diciembre de 1948 en su Resolución 217 A (III), como un ideal común para todos los pueblos y naciones.

CONVENCIÓN SOBRE LOS DERECHOS DEL NIÑO

La Convención, a lo largo de sus 54 artículos, reconoce que los niños (seres humanos menores de 18 años) son individuos con derecho de pleno desarrollo físico, mental y social, y con derecho a expresa

BOE-A-1996-1069-ley juridica menor

Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor, de modificación parcial del Código Civil y de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Código Civil. Artículo 172

Describe la manifestación de riesgo social: desamparo

Ley 2-2005 de junio Comunidad Autónoma de Canarias

LEY 2/2005, de 23 de junio, por la que se fija la capitalidad del partido judicial número 8, de la provincia de Las Palmas en la ciudad de Santa Lucía de Tirajana.

Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal

Órgano JEFATURA DEL ESTADO
Publicado en BOE núm. 281 de 24 de Noviembre de 1995
Vigencia desde 24 de Mayo de 1996. Revisión vigente desde 28 de Octubre de 2015

BOE-A-2015-3439

REFORMA DEL CÓDIGO PENAL: LO 1/2005 de 31 de marzo

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA

BOE-A-1978-31229-consolidado

BOE-038_Codigo_Penal_y_legislacion_complementaria

CÓDIGO PENAL Y LEGISTLACIÓN COMPLEMENTARIA

Bibliografía

 

·          Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado. Recuperado el 11 de julio de 2017 de https://www.boe.es/buscar/pdf/1996/BOE-A-1996-1069-consolidado.pdf

BOE. Recuperado el 10 de enero de 2018 de https://www.boe.es/boe/dias/2015/03/31/pdfs/BOE-A-2015-3439.pdf

 Constitución española. Recuperado el 10 de enero de 2018 de https://www.boe.es/buscar/pdf/1978/BOE-A-1978-31229-consolidado.pdf 

·          Declaración Universal de los Derechos Humanos. Recuperada el 11 de julio de 2017 de http://www.ohchr.org/EN/UDHR/Documents/UDHR_Translations/spn.pdf

·          Fundación acción proderechos humanos. Recuperado el 11 de julio de 2017 de http://www.derechoshumanos.net/constitucion/articulo39CE.htm

·          Naciones Unidas. Derechos Humanos. Recuperado el 12 de julio de 2017 de http://www.ohchr.org/SP/ProfessionalInterest/Pages/ViolenceAgainstWomen.aspx

·          Noticias jurídicas. Recuperado el 12 de julio de 2017 de http://noticias.juridicas.com/base_datos/Penal/lo10-1995.l2t8.html

·          Quicios, M. P. (2013). Infancia, adolescencia y juventud en dificultad social. Madrid: McGrawHill.

 

 

 

 

1.       SINTOMATOLOGÍA Y PATOLOGÍA PRESENTADAS POR MENORES EXPUESTOS A VIOLENCIA INTRAFAMILIAR

 Los niños, adolescentes y jóvenes expuestos a violencia intrafamiliar, presentan una serie de síntomas significativos, que por sí solos deberían alertar y movilizar a los adultos que les fueran más próximos.

Los menores, con independencia de que en los hogares se produzcan manifestaciones de violencia intrafamiliar o no, necesitan tener una imagen clara del mundo, tener un objetivo en la vida, sentirse parte de las cosas, necesitan estimulación, arraigo y amor (Train, 2004), además de disfrutar de un ocio creativo y reparador (Sarrate, 2005).

Los menores que viven entre violencia intrafamiliar por negligencia en sus hogares sienten estas mismas necesidades, pero con mayor intensidad que los niños pertenecientes a familias funcionales. Los menores que han vivido una violencia intrafamiliar necesitan terapia psicológica especializada para superar las secuelas que la desatención familiar les ha propiciado.

Sintomatología de las víctimas de violencia intrafamiliar

 

 

Ámbito psicológico

  • Baja autoestima
  • Sentimientos de inutilidad, desamparo, miedo
  • Cuadros de ansiedad, angustia
  • Pérdida de expectativas

 

Ámbito sociológico

  • Reiterado absentismo escolar/laboral
  • Escaso rendimiento académico/laboral
  • Trastornos del comportamiento alimentario (anorexia, bulimia...)
  • Inactividad física

 

Ámbito psiquiátrico

  • Depresión
  • Problemas de sueño
  • Cuadros de ansiedad y angustia generalizada
  • Mutismo selectivo y cuasipatológicco

 

En casos extremos de dificultad social, próximos al riesgo social de moderada intensidad o cuando el menor víctima de la dificultad social no haya recibido la oportuna atención por parte de sus cuidadores más próximos, los síntomas descritos entre las víctimas de violencia intrafamiliar por negligencia pueden incrementarse y evolucionar hacia trastornos específicos más o menos graves, del estilo de:

  • Lesiones reiteradas no justificadas fehacientemente
  • Alteraciones funcionales manifestadas a través de síndromes dolorosos crónicos, fibromialgias, fatigas crónicas sin base fisiológica, colon irritable, síntomas inespecíficos de malestar físico.
  • Agravaciones súbitas de su malestar físico originadas por un mal control de enfermedades crónicas como trastornos gastrointestinales, hipertensión, diabetes, obesidad severa.
  • Sintomatología disociativa manifestada en mala memoria, amnesia, desorientación espacial o conversiva (desmayos)
  • Dificultades u oposición para reconocer su malestar psicológico

Por otro lado, los menores que han sufrido violencia intrafamiliar manifestada a través del abuso sexual presentan una serie de consecuencias psicológicas y psiquiátricas que superan los límites de la dificultad social. Consecuencias que presentan (Quicios, 2013):

  • Odio a su propio cuerpo. Se sienten sucios
  • Desvalorización personal. Pobre autoestima
  • Depresión, fobias, ansiedad y problemas psicosomáticos
  • Problemas de relación con otras personas
  • Miedo a la intimidad
  • Incapacidad para poner límites y autoafirmarse
  • Comportamientos autoagresivos y autodestructivos. Se mutilan con cortaduras, quemaduras, golpes o realizando intentos de suicidio
  • Repetir nuevas relaciones de abuso, incluso de maltrato. Los varones victimizados tienden a ser abusadores y maltratadores. Las mujeres victimizadas tienden a ser maltratadas y nuevamente abusadas
  • Entre las adolescentes y jóvenes sexualmente activas o en período de procreación: reincidentes infecciones ginecológicas, dolores pélvicos crónicos, problemas menstruales, infecciones en las vías urinarias, enfermedades de transmisión sexual, abortos repentinos y partos prematuros con bebés de bajo peso.

La violencia intrafamiliar, con independencia de la visibilidad o invisibilidad de la sintomatología o patología manifestada por sus víctimas, evidencia la existencia de irregularidades relacionales y socio afectivas no resueltas en el ámbito doméstico por incompetencia familiar, por abandono afectivo o pasivo del niño, adolescente o joven.

2.    INCOMPETENCIA FAMILIAR Y DIFICULTAD SOCIAL INFANTOJUVENIL

Las familias no competentes, frente a las familias competentes, se caracterizan por ser agrupaciones familiares multiproblemáticas. En este tipo de familias siempre están presentes 3 elementos de desequilibrio, que son:

  • La deficiente o inexistente organización interna
  • La falta de afecto entre los progenitores
  • La indebida, ineficaz o inexistente función socializadora inherente a toda agrupación familiar

Estos detonantes de dificultad social, siendo necesarios no son suficientes, por sí solos, para calificar a una familia de competente o no competente. Las familias competentes, además de presentar los 3 signos distintivos anteriores, suelen contar con el aditamento de otros aspectos que guardan relación con:

  • La comunicación establecida entre los miembros de la familia
  • La estructura de poder que se instaura en los domicilios de estas familias
  • La maltrecha vivencia de la afectividad familiar
  • La inadecuada atención prestada a los descendientes menores
  • La escasa capacidad resolutiva de los miembros de estas familias

La no funcionalidad de la familia es, sin lugar a dudas, origen, fermento y nutriente de muchos casos de dificultad, riesgo y exclusión social infantojuvenil.

Organización en las familias no competentes

La familia como subestructura organizativa de una estructura mayor llamada sociedad, tiene encomendada una labor social. Par a poder ejercitar esa labor social, la familia precisa organizarse de manera eficaz. Mondragón y Trigueros (2004:55) señalan como rasgos característicos de las familias disfuncionales, por un lado, una inexistente o deficiente organización y, por otro lado, el modo de vida que se dan en estos hogares. Señalan que en los domicilios de las familias disfuncionales existe:

  • Ausencia de roles definidos
  • Desorganización
  • Ausencia de normas y valores
  • Rigidez o dejadez
  • Individualismo
  • Dependencia de la familia extensa

A su vez, en estas familias se vive en una ambivalencia de criterios. Es decir, la falta de organización familiar coloca al menor en una situación de dificultad social al impedirle tener, por ejemplo, una imagen clara y unívoca del mundo y un objetivo definido en la vida.

Comunicación en las familias no competentes

Comunicar consiste en transmitir un mensaje desde un emisor a un receptor a través de un código compartido que asegura la comprensión del contenido del mensaje. La comunicación exige una emisión correcta de un mensaje y una percepción o escucha eficaz que permita descifrar el contenido de la relación comunicativa. Sin una emisión del mensaje adecuada o una recepción correcta de la información, la comunicación no se produce.

En las familias disfuncionales las comunicaciones que se establecen, si no son fallidas, sí son deficitarias. Mondragón y Trigueros (2004:55) describen la comunicación en las familias disfuncionales como una transmisión de información donde:

  • Prima la escasez de lenguaje oral con un lenguaje reducido. El lenguaje es más gestual.
  • Se produce una comunicación objetiva
  • Se utiliza un lenguaje autoritario, usando como tiempo de conjugación verbal el tiempo imperativo.
  • Se utiliza el lenguaje vulgar y la jerga para transmitir los contenidos.
  • Se lanzan mensajes con doble sentido

Una comunicación pobre en recursos no puede transmitir riqueza de contenidos, sentimientos ni emociones. Es una comunicación lineal, informativa; ni descriptiva ni explicativa.

La comunicación entre los miembros de las familias disfuncionales es confusa con mensajes contradictorios. Su estilo comunicativo se caracteriza por (Besada y Puñal, 2012:182):

  • La censura y en contraposición la sumisión
  • La intelectualización, que se corresponde con aquella actitud de la figura familiar que se comporta e interactúa como si no tuviera emociones.
  • La indiferencia, representada en personas que no participan de la vida familiar y no son capaces de dar apoyo ni afecto a sus miembros. Este es uno de los estilos comunicativos más dañinos.

 En definitiva, los efectos de estas comunicaciones conllevan prácticamente la inexistencia de una “vida hogareña” y en cierto modo propician el aislamiento social.

Estructura de poder en las familias no competentes

Tradicionalmente la familia funcional estructuraba su poder sobre la figura paterna (patriarcado) o materna (matriarcado) dependiendo de las épocas y las culturas. Actualmente las familias funcionales suelen estructurar su poder sobre ambos progenitores de mane, ara colegiada. En cambio, las familias disfuncionales presentan una estructura de poder caracterizada por (Mondragón y Trigueros, 2004:55):

  • Una jerarquía rígida
  • Ausencia
  • Machismo
  • Uso de fuerza
  • Poder vertical
  • Coaliciones
  • Competencia

 Estructura de poder en las familias no competentes (Besada y Puñal, 2012:186):

el poder es rígido e inflexible, pero a veces los padres luchan por el poder porque las posiciones jerárquicas no son claras, y en este proceso involucran a uno o varios de sus hijos, uniéndose a ellos y formando de esta manera alianzas o coaliciones para adquirir más poder y en consecuencia se produce de manera automática e inconscientemente su separación del resto de los miembros familiares.

En las familias disfuncionales suelen crearse bandos de aliados. Estos bandos suelen estar orquestados por uno de los progenitores y contar con el respaldo de todos o alguno de sus hijos. Su objetivo es enfrentarse, desde la posición dominante, al otro miembro de la pareja que permanece aislado o con el respaldo de otros de los hijos. Generalmente el bando que se ha originado, en primer lugar, es más poderoso y domina, somete o, incluso, humilla al otro.

Vivencia de la afectividad en las familias no competentes

En las familias disfuncionales:

Los progenitores no se aman, se utilizan.

Cada uno de ellos se sirve de los aspectos que el otro le puede ofrecer. El amor no existe. La pasión tampoco.

El esfuerzo de cada uno de los componentes por mantener una relación afectiva gratificante ha desaparecido.  

Las relaciones sexuales de los progenitores, si siguen existiendo, se limitan a la pura genitalidad con la búsqueda exclusiva de un orgasmo por parte de cada miembro en la relación. El otro miembro de la pareja exclusivamente tiene sentido en cuanto facilita la consecución de placer físico y cubre las necesidades sexuales, económicas o sociales de la contraparte. Al otro miembro de la relación se le convierte en un objeto. Se le cosifica.

La convivencia se convierte en una relación pragmática de utilidad y comodidad.

   En esta línea, Besada y Puñal (2012:186) añaden:

  • La desarmonía conyugal es una constante en estas parejas, los cónyuges se utilizan mutuamente, pero son incapaces de darse afecto y reconocimiento, sus intercambios (utilización recíproca) no son equilibrados ni igualitarios porque no se complementan. La pareja comparte pocas emociones, y los desencuentros emocionales se caracterizan por la explosión simultánea de sentimientos de signo distinto, por lo que evolucionan fácilmente hacia la confrontación y el conflicto.

Los hijos no se sienten queridos, seguros ni valorados por sus padres. Esta circunstancia puede alterar su inserción y adaptación social ya que les falta la protección respecto a su entorno. Estos niños no tienen referentes afectivos. Las relaciones afectivas en la familia son, mayoritariamente y principalmente, de tipo vertical, es decir, de autoridad paternofilial. En una segunda instancia las relaciones son horizontales -entre hermanos y primos-. Ante la carencia afectiva vertical el menor busca resolver ese déficit en las relaciones afectivas horizontales no sometidas a control del adulto (Quicios y Velloso, 2012:32).

Los menores se refugian entre sus iguales puesto que la actitud desplegada por sus progenitores no es ni estable ni segura. En estas familias se da simultáneamente (Mondragón y Trigueros, 2004:55)

  • Sobreprotección
  • Abandono
  • Desconfianza
  • Matrimonio precoz
  • Malos tratos
  • Afecto desproporcionado a los mayores
  • Ambivalencia de sentimientos
  • No expresión de sentimientos
  • Inmadurez emocional

Todas estas carencias afectan tanto a los adultos que constituyen las agrupaciones familiares como a los menores que tienen que vivir en esos ámbitos domésticos. Según Mondragón y Trigueros (2002:55), son características de las funciones parentales en las familias disfuncionales:

  • La rigidez, dejadez o ausencia de pautas educativas
  • La asunción de roles adultos por parte de los menores
  • La indiferencia paternal ante las conductas desviadas
  • El incumplimiento paternal de las funciones afectivas y socializadoras.

Y como características distintivas de las relaciones establecidas en las familias disfuncionales, concluyen:

  • Relaciones de dependencia
  • Convivencia conyugal inestable
  • Relaciones de conveniencia
  • No diferenciación generacional
  • Conflictividad conyugal
  • Unión de cara al exterior
  • Relaciones sexuales indiscriminadas

Por tanto, de los datos expuestos se constata que las familias disfuncionales son incapaces de dar respuesta efectiva a su vivencia multiproblemática. Todos los componentes de este tipo de familia son conscientes de que la familia tiene problemas, pero los responsables de afrontar la problemática, es decir, los adultos, se inhiben. Se defienden afirmando que los problemas son algo consustancial a todas las relaciones familiares. No suelen admitir su no funcionalidad, es más, durante largo tiempo tratan de ocultarlo o enmascararlo. Para conseguir este objetivo, los responsables de su inoperancia despliegan una serie de mecanismos de defensa similares a los siguientes:

  • Regresión
  • Negación
  • Evasión
  • Fantasía
  • Resignación
  • Soluciones a corto plazo
  • No previsión de futuro
  • Fatalismo

Los mecanismos de defensa no siempre sirven para ocultar los indicios de existencia de dificultad social para los menores educados en estos entornos familiares.  La salvación de estos menores está en encontrar algún ciudadano que dé cumplimiento al Artículo 13 de la Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor, por la que

toda persona, autoridad y especialmente aquellos que por su profesión o función detecten una situación de riesgo o posible desamparo de un menor tienen la obligación de comunicarlo a la autoridad o agentes más próximos sin perjuicio de prestarle el auxilio inmediato que precise.

En el Centro Beatriz intentamos ayudar, apoyar y orientar a las familias que por diversos motivos no son competentes. Se trata de trabajar con los menores vulnerables y la familia en casos de riesgo social leve para proporcionarles las herramientas necesarias para evitar o disminuir la dificultad social. En el peor de los casos, cuando los miembros responsables de su propia familia se niegan a buscar asesoramiento, apoyo o ayuda, limitándose a utilizar los mecanismos de defensa, los profesionales no podemos actuar, viéndonos limitados a la espera de que algún suceso traumático aumente el grado de disfuncionalidad familiar y sea el Juzgado quien comunique a los Asuntos Sociales la necesidad de intervención con estos menores en dificultad social y con sus familias. Por ejemplo, un menor de 11 años que ha sido sometido a malos tratos (castigos físicos y psicológicos), falta de comunicación (imposición de normas en lugar de diálogo y consenso) y carencia de afecto o afecto ambivalente (combinación de castigo y afecto sin seguir unas pautas estables), ha aprendido por imitación (Teoría del Aprendizaje Social de Bandura) que esa es la conducta apropiada para relacionarse con sus iguales. Por tanto, esa será la forma de relacionarse con sus compañeros en el entorno escolar, lo cual, podría derivar en acoso escolar o daño físico o psicológico con consecuencias graves a un compañero. El daño causado en este caso podría ser irreparable, con consecuencias legales y posterior derivación a los Asuntos Sociales. Lo que se intenta en el Centro Beatriz, es trabajar con los factores protectores con los que cuenta cada familia para reducir o eliminar los factores de riesgo. Se trata de trabajar desde la prevención, ayudando a las familias a adquirir las estrategias necesarias que por motivos sociofamiliares desconocen o no son conscientes de las consecuencias negativas a corto y largo plazo en los componentes de su familia. Si un niño, por ejemplo, se muestra tímido o no es capaz de concentrarse en sus tareas, se muestra irritable, agresivo, impulsivo, con déficit de atención, hiperactivo, triste, aislado, muestra conductas no adecuadas...los padres suelen utilizar el castigo, la sobreprotección, los etiquetan de poseer TDAH, desobediente, agresivo.... Los padres aplican a sus hijos un sinfín de etiquetas mediante las cuales los padres sin ser conscientes de ello hacen responsables a sus hijos, cuando en realidad los hijos más bien pueden considerarse “víctimas” de un entorno familiar disfuncional. Durante muchos años, he escuchado a padres decir: “mi hijo tiene TDAH”, “mi hijo es tímido”, “mi hijo es un gandul”, “ mi hijo le pega a otros niños y a sus hermanos”...Pues bien, por experiencia, les puedo decir, que en la mayoría de los casos el comportamiento de los niños es algo normal, como ser humano que intenta solventar las situaciones difíciles y faltas de comprensión, afecto y escucha que reciben por parte de los padres. Mientras los padres, lo único que hacen es castigar o etiquetar a sus hijos haciéndoles creer con el tiempo de que realmente tienen TDAH, son tímidos, son agresivos, gandules... y que, por tanto, no pueden dejar de serlo porque ellos son así, lo cual, al final se cumplirá lo que sus padres inicialmente transmitieron a sus hijos y a la sociedad: “que realmente sus hijos pertenecen a las etiquetas que ellos mismos, por desconocimiento del daño que estaban causando a sus hijos, han hecho realidad”. Ahora, les pido reflexión: ¿Qué etiquetas les pusieron sus padres, hermanos, familiares, amigos, profesores...? ¿Con cuáles de estas etiquetas realmente se identificaron ustedes? ¿Realmente ustedes pertenecen a esas etiquetas? Cuando he preguntado a jóvenes y adultos: ¿por qué no continuaron sus estudios, por qué abandonaron de forma temprana la escuela?, la gran mayoría coinciden en que “no servían para estudiar” y yo les contesto, acaso eres torpe ¿tú crees que eres menos capaz que yo o que cualquier otra persona que haya estudiado? Efectivamente, como es lógico, la capacidad existía, lo que no disponías era de seguridad, apoyo adecuado, esfuerzo necesario y motivación que te impulsarán a alcanzar tus objetivos, de esta forma, los fracasos continuados llevan a una indefensión aprendida al considerar que por mucho que hagas no vas a conseguir buenos resultados académicos porque no dispones de la capacidad para lograrlo. Te olvidas de que lo que realmente te conduce al éxito académico es el esfuerzo realizado puesto que la capacidad intelectual abarca muchos aspectos y al contrario de lo que se suele pensar, la capacidad intelectual, sí es flexible y sí se puede cambiar. Desde mi experiencia y vivencia personal, ninguna de las etiquetas negativas que me pusieron de niña, eran ciertas, sólo era una niña que necesitaba como todos los niños cuidado, protección, seguridad, amor, normas adecuadas y estables, comprensión, escucha y unas figuras paternas adecuadas y referentes para mi proceso de socialización. Con esto no quiero decir que no existan casos de niños con trastornos mentales como, por ejemplo, niños con algún Trastorno del neurodesarrollo, efectivamente, se dan, pero en estos casos tampoco se puede etiquetar, porque entre más se dice a un niño, adolescente o adulto, eres hiperactivo, tienes dificultades de aprendizaje...más limitan la capacidad, motivación y voluntad del niño para alcanzar su desarrollo personal. Por eso, desde el Centro Beatriz se pone énfasis en la motivación del menor y en reforzar sus puntos fuertes de manera que eliminen o disminuyan las dificultades derivadas de sus puntos débiles. En el Centro Beatriz, se considera que ningún niño, adolescente y adulto es incapaz, sólo hay que buscar el modo en el que cada persona como sujeto único y singular aprende, se motiva y actúa en los diferentes entornos de su vida cotidiana.

Dificultad social infantojuvenil por abandono afectivo

La dificultad social infantojuvenil puede originarse por la existencia de múltiples y variados desencadenantes. No obstante, la dificultad social infantojuvenil por abandono afectivo solo tiene un detonante: la falta de cobertura de las necesidades afectivas del niño, adolescente y joven.

Desde el ámbito académico y los Servicios Sociales se reconoce que la dificultad social por abandono afectivo se origina por una inexistente, inadecuada o inoportuna atención a las necesidades emocionales del menor. Estos detonantes, siendo preocupantes, por sí solos no originan una situación de dificultad social. Tienen que contar con otros agravantes. Uno de ellos es su cronicidad. Es decir, un hecho puntual de desatención afectiva no origina dificultad social por abandono afectivo. Para que esta se origine, la carencia afectiva debe producirse de manera reiterada y ser mantenida en el tiempo. Por ejemplo, cuando el nacimiento de un nuevo hermano viene acompañado de una inadecuada atención afectiva al niño, no da lugar a dificultas social si dicha situación, transcurre en un período de tiempo normal de reajuste familiar a los nuevos cambios dados en la familia. Pero si los padres por motivos de estrés u otros, desatienden las necesidades afectivas del niño sin prestarle la debida atención, entonces dicha cronicidad, sí puede dar lugar a una situación de dificultad social por abandono afectivo ya que la carencia afectiva se estaría dando de manera reiterada y mantenida en el tiempo.

El abandono afectivo puede tomar dos morfologías que se corresponden con la voluntariedad del hecho o la no consciencia del mismo. Cuando se realiza de forma consciente, voluntaria y prolongada se denomina abandono afectivo activo, mientras que, si la misma carencia se mantiene en el tiempo, pero se realiza de forma inconsciente o involuntariamente recibe el nombre y consideración de abandono afectivo pasivo.

Con independencia de la forma adquirida, el abandono afectivo constituye un tipo de maltrato y violencia hacia el menor que perjudica u bienestar personal e incide en su desarrollo de adulto. Numerosos problemas psicopatológicos en la niñez, adolescencia y vida adulta han sido relacionados con la carencia, pérdida o deficiencias de las figuras de apego. Igualmente, esta carencia infantil puede desembocar en la etapa adulta en depresión, suicidio, neurosis y duelos patológicos (Parkes y Hinde, 1982).

Un entorno funcional familiar requiere de afecto, normas adecuadas y consensuadas donde prime el diálogo en lugar del castigo. Un estilo parental educativo permisivo es tan perjudicial como uno hostil y dominante donde predomine el castigo. Ambos tienen consecuencias negativas en el desarrollo integral del menor.

donde predomine el castigo. Ambos tienen consecuencias negativas en el desarrollo integral del menor.

Dificultad social por maltrato psicosocial

Maltrato psicosocial no es sinónimo de abandono afectivo. El abandono afectivo no tiene la finalidad, ni tácita ni explícitamente, de causar daño a la víctima, mientras que el maltrato psicosocial solamente persigue este objetivo. El maltrato psicosocial representa una modalidad de abuso emocional activo dirigido a dañar comportamientos, creencias o decisiones a través de la intimidación, manipulación, amenazas, humillaciones, aislamiento o cualquier otra conducta que perjudique voluntariamente la salud psicológica de la víctima.

Los abusadores emocionales suelen desplegar 8 tácticas de actuación contra sus víctimas que van desde la intimidación a los malos tratos emocionales pasando por el aislamiento, la negación de las acciones acometidas, la culpabilización del otro, el uso de los menores para cumplir sus objetivos, el uso de su privilegio de hipotética autoridad en el grupo, los malos tratos económicos, las coacciones y las amenazas.

Sistematizando las formas más usuales de abuso emocional, sus manifestaciones responden, siempre, a 4 tácticas de actuación y que dentro de cada una de ellas toma, a menudo, idéntica morfología:

  • Manifestaciones habituales del abuso emocional de carácter verbal: insultos, gritos, humillaciones, críticas constantes, culpas continuadas, ridiculizaciones
  • Manifestaciones habituales del abuso emocional de carácter intimidatorio: asustar, lanzar objetos contra cualquier elemento, golpear al aire, romper pertenencias ajenas, patear, dar portazos.
  • Manifestaciones habituales del abuso emocional de carácter amenazante: amenazas físicas, amenazas de muerte, de abandono, de suicidio, de dañar a los más débiles, lanzar acusaciones infundadas
  • Manifestaciones habituales de aislamiento: vigilancia constante, control excesivo, amplias, reiteradas y mantenidas prohibiciones, celos, posesión extrema.

Los menores siempre que vivan en un ambiente en el que se produzca violencia intrafamiliar estarán expuestos a dificultad social, siempre que vivan en familias disfuncionales podrán padecerla, siempre que vivan con progenitores o hermanos adictos a sustancias o a acciones de gratificación inmediata como el juego, las TIC...pueden ser víctimas. El mecanismo de defensa que tienen es comunicar su existencia a cualquier ciudadano que sea próximo afectivamente al menor y quiera involucrarse en su protección.

 

Bibliografía

Quicios, M. P. (2013). Infancia, adolescencia y juventud en dificultad social. Madrid: McGrawHill.

 

 

LEY DE AUTONOMIA DEL PACIENTE 41/2002

DERECHO A LA INTIMIDA.
RESPETO AL CONSENTIMIENTO INFORMADO