TRASTONOS RELACIONADOS CON EL CANNABIS

 

Trastorno por consumo de cannabis

Intoxicación por cannabis

Abstinencia de cannabis

Otros trastornos inducidos por el cannabis

Trastorno relacionado con el cannabis no especificado

 

 

TRASTORNO POR CONSUMO DE CANNABIS

Criterios diagnósticos (DSM-V)

A.   Patrón problemático de consumo de cannabis que provoca un deterioro o malestar clínicamente significativo y que se manifiesta al menos por dos de los siguientes hechos en un plazo de 12 meses:

1.    Se consume con frecuencia en cantidades superiores o durante un tiempo más prolongado de lo previsto.

2.    Existe un deseo persistente o esfuerzos fracasados de abandonar o controlar el consumo

3.    Se invierte mucho tiempo en las actividades necesarias para conseguir cannabis, consumirlo o recuperarse de sus efectos.

4.    Ansias o un poderoso deseo o necesidad de consumir cannabis

5.    Consumo recurrente de cannabis que lleva al incumplimiento de los deberes fundamentales en el trabajo, la escuela o el hogar.

6.    Consumo continuado de cannabis a pesar de sufrir problemas sociales o interpersonales persistentes o recurrentes, provocados o exacerbados por los efectos del mismo.

7.    El consumo provoca el abandono o la reducción de importantes actividades sociales, profesionales o de ocio.

8.    Consumo recurrente de cannabis en situaciones en las que provoca un riesgo físico

9.    Se continúa con el consumo a pesar de saber que se sufre un problema físico o psicológico persistente o recurrente probablemente causado o exacerbado por él mismo.

10. Tolerancia, definida por alguno de los signos siguientes:

a.    Una necesidad de cantidades cada vez mayores de cannabis para conseguir la intoxicación o el efecto deseado.

b.    Un efecto notablemente reducido tras el consumo continuado de la misma cantidad de cannabis.

11. Abstinencia, manifiesta por alguno de los signos siguientes:

a.    Presencia del síndrome de abstinencia característico del cannabis (Criterios A y B del conjunto de criterios de abstinencia de cannabis)

b.    Se consume cannabis (o alguna sustancia similar) para aliviar o evitar los síntomas de la abstinencia.

Especificar si:

En remisión inicial: Después de haberse cumplido previamente los criterios, no se ha cumplido ninguno de ellos durante un mínimo de 3 meses, pero sin llegar a los 12 meses (excepto el Criterio A4, “Ansias o un poderoso deseo o necesidad de consumir cannabis”, que puede haberse cumplido)

En remisión continuada: Después de haberse cumplido previamente los criterios, no se ha cumplido ninguno de ellos durante un período de 12 meses o más (excepto el Criterio A4, “Ansias o un poderoso deseo o necesidad de consumir cannabis”, que puede haberse cumplido)

Especificar si:

En un entorno controlado: Este especificador se utiliza si el individuo está en un entorno con acceso restringido al cannabis.                                                                                                                                                                                

Especificar la gravedad actual:

Leve: Presencia de 2-3 síntomas

Moderado: Presencia de 4-5 síntomas

Grave: Presencia de 6 o más síntomas

 

Factores de riesgo y pronóstico (DSM-V)

Temperamentales.

  • Los antecedentes de trastorno de conducta en la infancia o la adolescencia y el trastorno de la personalidad antisocial son factores de riesgo para el desarrollo de muchos trastornos relacionales con sustancias, incluyendo los trastornos relacionados con el cannabis.
  • Otros factores de riesgo son los trastornos de la externalización o internalización en la infancia o la adolescencia. Los jóvenes con altas puntuaciones de desinhibición del comportamiento presentan una mayor probabilidad de tener trastornos de uso de sustancias de inicio precoz, entre ellos el trastorno por consumo de cannabis, el policonsumo y los problemas de conducta temprana.

Ambientales.

  • Fracaso escolar
  • Consumo de tabaco
  • Situación familiar inestable
  • Abuso/uso de cannabis entre los miembros de la familia inmediata
  • Antecedentes familiares de trastorno de consumo de sustancias
  • Bajo nivel socioeconómico
  • Su fácil disponibilidad

Genéticos y fisiológicos

Los factores hereditarios explican entre el 30 y el 80% de la varianza total del riesgo de este trastorno.

Consecuencias funcionales del trastorno por consumo de cannabis (DSM-V)

   Muchas áreas del funcionamiento psicosocial, cognitivo y de la salud se puede ver comprometidas debido al trastorno.

Ø  La función cognitiva, particularmente las funciones ejecutivas superiores, parecen estar comprometidas en los consumidores de cannabis, y esta relación parece ser dosis-dependiente (tanto aguda como crónica). Esto puede contribuir a una mayor dificultad en la escuela o en el trabajo.

Ø  El consumo de cannabis se ha relacionado con una reducción de la actividad prosocial dirigida a una meta, que algunos han etiquetado como síndrome de desmotivación, que se manifiesta en el rendimiento escolar y por problemas laborales. Esto problemas pueden estar relacionados con la intoxicación o la recuperación de los efectos de la intoxicación.

Ø  Del mismo modo, aparecen frecuentemente problemas asociados a este trastorno en las relaciones sociales.

Ø  También son importantes los accidentes debidos a la participación en conductas potencialmente peligrosas bajo la influencia del cannabis (p.ej. conducir, deportes, actividades recreativas o laborales)

Ø  El humo del cannabis contiene altos niveles de compuestos cancerígenos que ponen a los usuarios crónicos en riesgo de afecciones respiratorias similares a las que experimentan los fumadores de tabaco.

Ø  El uso crónico de cannabis puede contribuir a la aparición o la exacerbación de muchos otros trastornos mentales. En particular, ha aumentado la preocupación sobre el consumo de cannabis como factor causal de la esquizofrenia y de otros trastornos psicóticos. El consumo de cannabis puede contribuir a la aparición de un episodio psicótico agudo, puede exacerbar algunos síntomas y puede afectar negativamente el tratamiento de una afección psicótica principal.

Diagnóstico diferencial (DSM-V)

Consumo no problemático de cannabis.

La distinción entre un consumo de cannabis no problemático y el trastorno por consumo de cannabis puede ser difícil de hacer debido a los problemas sociales, de comportamiento o psicológicos que pueden atribuirse a la sustancia, sobre todo en el contexto de un consumo de otras sustancias. Además, es frecuente que las personas, que son remitidas a tratamiento por terceros (escuela, familia, sistema judicial penal...), nieguen un consumo intenso de cannabis y que el cannabis esté relacionado con problemas importantes o los cause.

Otros trastornos mentales

Ø  El trastorno inducido por cannabis puede estar caracterizado por síntomas (p.ej. ansiedad) que se asemejan a los trastornos mentales primarios (p. ej. trastorno de ansiedad generalizada frente al trastorno de ansiedad inducido por consumo de cannabis, con ansiedad generalizada e inicio durante la intoxicación).

Ø  El consumo crónico de cannabis puede producir una falta de motivación que se asemeja a un trastorno depresivo persistente (distimia).

Ø  Se deben diferenciar las reacciones adversas agudas al cannabis de los síntomas del trastorno de pánico, del trastorno depresivo mayor, del trastorno delirante, del trastorno bipolar o de la esquizofrenia tipo paranoide.

 

INTOXICACIÓN POR CANNABIS

Criterios diagnósticos (DSM-V)

A.   Consumo reciente de cannabis

B.   Comportamiento problemático o cambios psicológicos clínicamente significativos (p.ej. descoordinación motora, euforia, ansiedad, sensación de paso lento del tiempo, alteración del juicio, aislamiento social) que aparecen durante o poco después del consumo de cannabis.

C.   Dos (o más) de los signos o síntomas siguientes que aparecen en el plazo de dos horas tras el consumo de cannabis:

1.    Inyección conjuntival

2.    Aumento del apetito

3.    Boca seca

4.    Taquicardia

D.   Los signos o síntomas no se pueden atribuir a ninguna otra afección médica y no se explican mejor por otro trastorno mental, incluido una intoxicación con otra sustancia.

Especificar si:

Con alteraciones de la percepción: Alucinaciones con un juicio de realidad inalterado, o aparición de ilusiones auditivas, visuales o táctiles, en ausencia de delirium.

Características diagnósticas (DSM-V)

La característica esencial de la intoxicación por cannabis es la presencia de alteraciones problemáticas clínicamente significativas conductuales o psicológicas que se desarrollan durante o poco tiempo después del consumo de cannabis (Criterio B).

La intoxicación suele comenzar con una sensación de “colocón”, seguido de síntomas que comprenden:

  • euforia
  • risas inapropiadas
  • grandiosidad
  • sedación
  • letargia
  • deterioro de la memoria a corto plazo
  • dificultad para llevar a cabo procesos mentales complejos
  • deterioros del juicio
  • percepciones sensoriales distorsionadas
  • disfunción psicomotora
  • sensación de que el tiempo pasa lentamente

   De vez en cuando se produce ansiedad (que puede ser grave), disforia o retraimiento social. Estos efectos psicoactivos se acompañan de 2 o más de los siguientes signos, que aparecen dentro de las 2 horas tras el consumo de cannabis (Criterio A)

  • Inyección conjuntival
  • Aumento del apetito
  • Sequedad de boca
  • Taquicardia

La intoxicación se desarrolla en cuestión de minutos si el cannabis se fuma, pero puede tardar un par de horas si se ingiere por vía oral. Los efectos suelen durar 3-4 horas, aunque pueden alargarse un poco más cuando la sustancia se ingiere por vía oral.

La magnitud de los cambios de comportamiento fisiológicos depende de:

  • La dosis
  • Del método de administración
  • Las características de la persona, tales como la velocidad de absorción, la tolerancia y la sensibilidad a los efectos de la sustancia

    Debido a que la mayoría de los cannabinoides, incluyendo el delta-9-tetrahidrocannabinol (delta-9-THC), son solubles en grasa, los efectos del cannabis o del hachís pueden ocasionalmente persistir o reaparecer durante 12-24 horas a causa de la lenta liberación de las sustancias psicoactivas desde el tejido graso a la circulación enterohepática.

Diagnóstico diferencial (DSM-V)

Si la presentación clínica incluye alucinaciones en ausencia de un juicio de la realidad intacto, se debería considerar un diagnóstico del trastorno psicótico inducido por sustancias/medicamentos.

Intoxicación por otras sustancias.

La intoxicación por cannabis puede ser similar a la intoxicación por otro tipo de sustancias. Sin embargo, a diferencia de la intoxicación por cannabis, la intoxicación por alcohol y por sedantes, hipnóticos o ansiolíticos suelen producir: una disminución del apetito, aumento del comportamiento agresivo, nistagmo o ataxia.

Los alucinógenos en dosis bajas pueden provocar un cuadro clínico que se asemeja a la intoxicación por cannabis. La fenciclidina, como el cannabis, se puede fumar y también causa cambios perceptivos, pero es mucho más probable que la intoxicación por fenciclidina cause ataxia y conducta agresiva.

Otros trastornos inducidos por el cannabis

La intoxicación se distingue de otros trastornos inducidos por el consumo de cannabis (p.ej. trastorno de ansiedad inducido por cannabis, con inicio durante la intoxicación) en que, en estos últimos, los síntomas característicos predominan en la presentación clínica y son lo suficientemente graves como para merecer una atención clínica independiente.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        

ABSTINENCIA DE CANNABIS

    Criterios diagnósticos (DSM-V)

A.   Cese brusco del consumo de cannabis, que ha sido intenso y prolongado (p.ej. consumo diario o casi diario, durante un período de varios meses por lo menos).

B.   Aparición de 3 (o más) de los signos y síntomas siguientes aproximadamente en el plazo de una semana tras el Criterio A:

1.    Irritabilidad, rabia o agresividad

2.    Nerviosismo o ansiedad

3.    Dificultades para dormir (es decir, insomnio, pesadillas)

4.    Pérdida de apetito o de peso

5.    Intranquilidad

6.    Estado de ánimo deprimido

7.    Por lo menos uno de los síntomas físicos siguientes que provoca una incomodidad significativa:

  • Dolor abdominal
  • Espasmos
  • Temblores
  • Sudoración
  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Cefalea

C.   Los signos o síntomas del Criterio B provocan un malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.

D.   Los signos o síntomas no se pueden atribuir a ninguna otra afección médica y no se explican mejor por otro trastorno mental, incluidas una intoxicación o abstinencia de otra sustancia.

OTROS TRASTORNOS INDUCIDOS POR EL CANNABIS

Estos trastornos provocados por el cannabis solamente se diagnostican en lugar de la intoxicación o la abstinencia de cannabis cuando los síntomas son lo suficientemente graves como para requerir una atención clínica independiente.

TRASTORNO RELACIONADO CON EL CANNABIS NO ESPECIFICADO

Esta categoría se aplica a presentaciones en las que predominan los síntomas característicos de un trastorno relacionado con el cannabis que causan malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento, pero que no cumplen todos los criterios de ningún trastorno específico relacionado con el cannabis o de ninguno de los trastornos de la categoría diagnóstica de los trastornos relacionados con sustancias/trastorno adictivas.

 

TRATAMIENTO DEL ABUSO Y DEPENDENCIA DEL CANNABIS