ESTILOS DE CRIANZA DE LOS PADRES

Padres democráticos

  • Se caracteriza por un alto nivel de control y gran afecto por parte de los padres hacia los hijos.
  • Suelen poner límites a la conducta de sus hijos, pero tienden a explicar y a razonar el por qué de las reglas.
  • Escuchan las objeciones que ponen los hijos y cuando son razonables no tienen ningún problema en ser tolerantes con las demandas de sus hijos.

Padres autoritarios

  • Prevalece la autoridad y la exigencia por encima de la receptividad y el afecto.
  • Padres muy rígidos con las normas y poco afectuosos.
  • Intentan imponer su criterio contando muy poco con las necesidades emocionales del niño.
  • Para esto padres lo importante es la disciplina y tener una especie de pensamiento predominante que hace que sientan que “dominan y controlan la situación”

Padres permisivos

  • Muestran gran afecto hacia los hijos, pero la exigencia y el control es mínimo o inexistente.
  • En el hogar hay pocas reglas (no hay horarios para ir a la cama, ni para llegar a la casa, los hijos no tienen tareas que realizar en casa...) y tienden a mostrar bastante afecto a sus hijos.
  • Pretenden transmitir a sus hijos que les profesan un amor incondicional
  • Se trata de un estilo educativo que puede ser muy pernicioso.

Padres indiferentes

  • Estilo educativo muy pernicioso donde no hay ni control ni afecto.
  • No ejercen ningún tipo de control ni dan apoyo emocional a sus hijos.
  • Suelen ser niños maltratados donde las posibilidades de huir de la marginalidad tienden a ser muy escasas.

Efectos o consecuencias de los distintos estilos de crianza (Baumrind, 1975)

Los estilos educativos de los padres producen un gran impacto en el desarrollo de sus hijos.

Los niños educados en hogares democráticos tienden a mostrar a lo largo de los años escolares:

  •  gran autoestima
  • alta competencia social
  • óptimo rendimiento escolar

Los hijos de padres autoritarios tienden a ser:

  • Dependientes
  • No son capaces de crear sus propios criterios porque les han sido siempre impuestos
  • Son muy poco asertivos
  • Son fácilmente irritables

Los padres permisivos suelen tener hijos, por una parte, agresivos, rebeldes, impulsivos e ineptos socialmente, pero por otra, pueden ser activos, extrovertidos y creativos. En general, es un estilo educativo que en poco beneficia al niño ya que tiene que aprender fuera del hogar que en la vida hay límites y normas; tiene que aprender que el entorno social no va a satisfacer todas las demandas a las que sus padres han ido accediendo a lo largo de su crianza.

Los padres indiferentes son los que crían a los niños con peores resultados.

Los estudios de los jóvenes delincuentes muestran que gran parte de éstos han sido educados en hogares con una alta permisividad, nulo apoyo emocional y gran hostilidad.

Bibliografía

García, J.A; Delval, J. (2013).Psicología del desarrollo I. Madrid. UNED