INTERVENCIÓN EN TRASTORNOS POR ESTRÉS O TRAUMAS

Los trastornos asociados al estrés pueden estar determinados por problemas o fallos en alguna o varias de las siguientes situaciones implicadas:

Ø     Demandas del medio

Ø     Percepción y procesamiento de la información -nivel cognitivo-.

Ø     Emisión de respuestas motrices y el consiguiente feedback sobre el sistema de percepción y procesamiento.

Ø     Emisión de respuestas fisiológicas y el consiguiente feedback sobre el sistema de percepción y procesamiento.

Ø     Consecuencia del medio sobre la emisión de respuestas motrices y fisiológicas.

Una vez que el análisis conductual señale en cuál de estos sistemas se está produciendo el problema, se deberá intervenir con las técnicas adecuadas. No hace falta esperar a que se produzca el trastorno para intervenir, el tratamiento temprano o su prevención son preferibles a la intervención sobre un trastorno consolidado.

La modificación de la conducta y terapia conductual proporcionan estrategias y técnicas de intervención tanto para personas que han desarrollado un trastorno como con las que presentan un alto riesgo debido a su modo de respuesta ante las demandas ambientales.

La selección de las técnicas depende de cuáles sean los sistemas de organismo de las conductas afectadas y del tipo de alteración específica. En la mayoría de los casos se requerirá terapias multicomponentes ya que los distintos aspectos implicados en la respuesta de estrés -cognitiva, motor, fisiológica- están estrechamente relacionadas.

Decálogo contra el estrés (Labrador, 1994)

Ø     Reducir en lo posible las demandas excepcionales del medio

Ø     Modificar la forma de percibir las demandas del medio

Ø     Aprender a controlar la activación fisiológica -relajación, respiración, yoga-.

Ø     Reducir el consumo de sustancias que provocan automáticamente estrés -dieta, drogas-

Ø     Hacer ejercicio físico de forma regular

Ø     Descanso adecuado

Ø     Aprender a organizar y controlar los pensamientos -técnica de solución de problemas, detección del pensamiento-.

Ø     Planificación de actividades y administración del tiempo -en especial aumentar las conductas de ocio y tiempo libre-.

Ø     Aprender habilidades sociales y de relación

Ø     Integrarse en grupos sociales -familia, clubes-

 

Bibliografía

Buceta, J., Bueno, A. M., & Mas, B. (2001). Intervención y salud: Control del estrés y conductas de riesgo. Madrid: Dykinson.

TERAPIA PSICOLÓGICA DE ESTRÉS (BASADA EN EL MODELO PROCESUAL DEL ESTRÉS)

 

Modalidad de intervención:

1.       Individual

2.       Grupal

3.       De pareja y de familia

Objetivo:

     Favorecer en la persona el conocimiento de sí misma, orientándoles en el establecimiento de estrategias de afrontamiento del estrés adaptativas, teniendo en cuenta las características de la situación, los recursos disponibles y la propia personalidad.

Estrategias de afrontamiento esenciales:

1.       Desarrollo de estilos de vida saludable (ejercicio físico, alimentación equilibrada, recreación, evitación de consumo de cigarrillo, consumo moderado de licor...)

2.       Poner en práctica estrategias de relajación

3.       Buscar apoyo social en situaciones de dificultad emocional, financiera o laboral.

4.       Reconocer, aceptar y comunicar emociones negativas

5.       Reconocer, aceptar y autocontrastar pensamientos negativos.

6.       Asumir la vida con optimismo

7.       Establecer mecanismos de solución de los problemas y ponerlos en práctica.

8.       Comunicarse con otras personas de forma asertiva.

9.       Resolver los conflictos interpersonales mediante el diálogo

10.   Plantear la vida cotidiana y el proyecto de vida, evaluando logros y dificultades.

Evaluación

Cuestionario calidad de vida SF-36

Cuestionario de estrategias de afrontamiento (CAE)

 

ENTRENAMIENTO EN RELAJACIÓN PROGRESIVA

RELAJACIÓN PROGRASIVA DE JACOBSON